viernes, 26 de abril de 2019

De aprendizajes útiles

Una (a pesar de los casi 47), piensa que está en la onda (expresión de mis tiempos que no sólo no  se usa,  sino que encima si la sueltas en un arranque de modernismo, los teenagers  te miran como si acabaras de cantar  “Dónde estará mi carro?”), pero hay momentos en los que oyes hablar a los amigos de tu hijo y te quedas out.
He aprendido (a fuerza de quedar en evidencia más de una vez) unas cuantas expresiones y como no tengo intención de ser una madre fuera de órbita, seguiré investigando y os contaré.

Mini diccionario de emergencia Adolescente-Castellano

Quedarse pillado: quedarse mirando. Esta era fácil.

Ni tan mal: Expresión para referirse a algo que no ha estado tan mal. No me queda clara la corrección gramatical de esto.

Hater: persona que odia y critica continuamente. Y no eres nadie, en las redes,  si no tienes un par de ellos.

Ramdon: se refiere a algo aleatorio, casual, impredecible.
  * Ejemplo (que intenté una vez , para hacerme la moderna)
     Madre-Modernichi: Rubio, ¿hacemos un baile ramdon?
     Adolescente-avergonzao: ¿Cómo? Alicia, de verdad, estás cada día peor.







 Loser: pues eso, una forma de llamar perdedor a alguien con estilo.

   * Jo tío, eres un loser, ( muero por decirle esto a alguien)




Hacer un follow: Seguir a alguien. La primera vez que lo oí me corrieron sudores fríos por todo el cuerpo, ya lo he entendido.

 Hacer un next. Cuando alguien ha hecho un next es que ha pasado olímpicamente de otra persona, el paso de tu jeta de los ochenta.

Ser un observer. Es esa clase de personas que mientras todo el mundo habla y se relaciona, ellos están callados examinando el ambiente. Mi hijo es uno de ellos.

Fail: Algo que ha fallado.

Mierder. Persona o cosa muy cutre, este me hace gracia.

Trolear. Vacilar a alguien. Por alguna razón me imaginaba un troll en el bosque, (cosas mías)

Holi: Una variante tierna de "hola". Aquí veo asomar  Ned Flanders

 
via GIPHY

Me renta: Estar de acuerdo, cuando algo conviene, compensa.

XD. Es un “no me río contigo, me río de ti”, genial y yo pensando que era “ Por dios”

KMK.: Significa: qué me cuentas, yo me imaginaba algo relacionado con los kilómetros.

LOL: Laughing out loud, vamos lo que viene siendo un  me parto.


via GIPHY

OMG:  es la abreviatura de “Oh, my God” y yo pensando que mi hijo se iba a colaborar con una ONG.

WTF: Significa “What the fuck”, o sea, “Qué coj**s”.


via GIPHY

OMW: “On my own way”, o lo que es lo mismo, “a mi bola”

Os lo cuento por si os sirve de acercamiento con vuestros púberes, que está la cosa mu complicá.

miércoles, 24 de abril de 2019

El día del Libro.

Mi adolescente, fiel a sí mismo, y a su legendaria dejadez, me avisa de un día para otro, de que se tiene que leer el Quijote, (tal cual) para el día 29 (ese es mi hijo, ¡si señor!, guapo y listo como él solo, pero con una manifiesta incapacidad para acordarse de sus propias responsablidades, para mí es el mejor, pero es un desastre).
Yo, que soy muy zen, lo primero que hago es buscar entre los miembros de la familia un ejemplar, pero nadie tenía (no me creo que nadie tenga uno en casa, que mierda de ejemplo familiar). 


El segundo paso, cuando por fin me restituyen  internet en casa,  es buscar un epub para  reader y eso hago, el niño mira el número de páginas y me dice que es muy largo.

Madre: A ver,  que voy a llamar a Miguel pa que lo acorte un poquito.
Hijo: Uy que graciosa eres, no?
(pues sí, era una gracia,  leches)
Madre: es que esto,  igual lo deberías haber dicho antes,  y ya podrías haber aprovechado los ratos que estás con la play,  para leer (ahí soltando con elegancia el rollo play).
Hijo: De todas formas,  no me voy a leer ese tochazo, que la Edición que tiene mi amiga ritalacantaora es de 120 páginas.
Madre: Pues será un resumen, Cervantes que no tenía tele ni play, se aburría mucho y escribió un libro muy largo.
Hijo: es una versión adaptada

Madre: ¿y cómo es? ¿como la cartilla de amiguitos? (aquí me mira raro, no tiene ni idea de qué coño es la cartilla de amiguitos ¡ porca miseria, soy más vieja que un bosque!.

Hijo: Está en castellano actual.
(creo que piensa que alguna vez he hablado castellano antiguo)


Madre: Anda! eso en mis tiempos no era así, te leías el Quijote de verdad.
Bueno pues mañana salgo a buscarlo, tienes una semana para leerlo, espero verte hasta cagar con el libro.
Hijo: Alicia, no te sale ponerte mandona.
Madre: ya, pues bueno, pues haces como que te lo crees y punto.






Así que,  el día de libro, por esas curiosidades que tiene el destino, andaba yo buscando la edición adaptada (para adolescentes flojeras y desatrosillos) de El Quijote, por todas las librerías de Jerez ( incluso las que están donde Cristo perdió el mechero, que me duelen hasta las pestañas).
A todas las que iba, había ido antes otra madre desesperada.
Me consoló saber que mi hijo no es el único que lo ha dejado para el final,  y me reconfortó saberme en la misma lucha que otra sufridora madre anónima (mi corazón está contigo, madre anónima, ¡que cruz!)

En un establecimiento (muy grande y muy famoso) la dependienta (abnegada madre de dos adolescentes) se apiadó de mí, y me llegó a ofrecer el que tenía en casa y que ya se habían leído sus hijas.
Finalmente lo encontré, no el que el niño pedía, pero sí uno adaptado. 
El rubito-guapito está indignao porque es un rollazo de lectura (esto me garantiza una semana sin tenerle que decir que suelte la play un rato) y yo sigo esperando un libro, una flor, o, en su defecto, un plato de duelos y quebrantos pa reponer fuerzas.

lunes, 22 de abril de 2019

El enésimo catarro del año.

Pues se pudo con la renovación de las paredes, y con alguna remodelación de escasa trasdencencia.

El caso es que,  cada vez veo más y más mejoras futuribles, a ver si esto de cambiar muebles de sitio,  va a ser adictivo (al final special person va a salir huyendo con tanto curro).



Con lo que no se ha podido, ni se puede, ni se podrá, es con la cantidad escandalosa de mocos que salen de mis interiores. Esto no es normal, en serio, que tengo la papelera llena de pañuelos usados, que me descuido y se me cae la vela de mocos, ¿os imaginais el cuadro (boca abierta en modo pez fuera del agua y mocos colgando)?, me duele la cabeza y cada vez que estornudo, (que voy a una media de una serie de cinco estornudos cada media hora), me retuerzo en un escalofrío, que me deja muerta.
¿Será que se me han instalado los mocos para siempre?, ¿será que ya formo parte de la comunidad del eterno resfriado?, ¿será una señal del Universo tipo tienes alergia a tu entorno?, ¿o será que me he pasado toda la semana sin enchufar ni una vez el secador de pelo y me he creído que estábamos en  verano?




via GIPHY

¡Feliz Lunes de Pascua!






viernes, 12 de abril de 2019

La primavera no me altera, me alteran los idiotas.









Dicen que la primavera, la sangre altera, pues a mi, que vivo en un peremne estado de alteración, más que alterarme, me da una paliza, me revolea por los suelos y me deja sentada al borde de la cama mirando al infinito, preguntándome que hice mal en otra vida para tener que madrugar en esta (el día que no estoy obligada a hacerlo, no consigo dormir más allá de las ocho y  media) y llorando como la zarzamora, (una que es de naturaleza  intensita) por las esquinas, porque me cansa respirar.









via GIPHY

Pero como todo en la vida  es suceptible de empeorar,  o de mejorar, según se mire, no se me ocurre otra cosa, para dar la bienvenida al buen tiempo (o no tanto), que meterme en cambiar el color de las paredes. Así que, ahora mismo,  mi casa (y aún no hemos empezado) está declarada como zona castastrófica, me estresa pensar que voy a vivir unos días en la mitad del caos absoluto, como si no tuviera bastante con el caos que es ya mi cabeza (ella solita), pero visualizo un resultado elagante, fresco y acogedor y se me pasa.



Por otra parte, vivo rodeada de idiotas, me van brotando tontos al lao y  consecuentemente, me voy brotando (yo misma en mi mismidad), en un estado de hostilidad con el mundo, pero como soy zen, pienso en los pajaritos y no agredo (ni verbalmente) a nadie, aunque a más de uno le iba a venir bien una guantá a mano abierta.
No voy a necesitar ver pasos de Semana Santa, porque ya llevo la penitencia incorporada, así que, mi parte de recogimiento (en casa to el día) está ya salvada, me falta la de la oración (que fijo que termino o rezando o blasfemando).
Ya os contaré si sobrevivo al caos, a los tontos,  al olor a pintura y al perfeccionismo desesperante (para mí, que soy más de hacerlo todo deprisa-deprisa) de special person.