Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La nueva yo de la nueva normalidad.

Pues he envejecido. Pero así a lo loco, sin una transición, sin un aviso, sin un vetepreparandoquevasaflipar.

Toda la vida he sido de tacón, pero de taconazo de vértigo y me podía pasar el día entero sobre unos stilletos sin dolor, sin miedo y sin sufrimientos, pero hete aquí  que últimamente a media mañana tengo los pies como esta muchacha.






Ayer, antes de llegar a casa, me metí en la primera zapatería abierta que encontré, y compré unos zapatos de esos de horma ancha y cuña baja, horrorosos a más no poder,  pero comodísimos. Algo que mi yo  preconfinamiento  no hubiera concebido, ahora en la nueva normalidad, a lo yo postconfinamiento, le parecen normales. 
La nueva yo, sacrifica glamour por comodidad y no le importa ni un poquito, como que se quedo tan ancha (nunca mejor dicho).

Por otra parte, en mi primera salida postconfinamiento, (para ir a trabajar), me maquillé y  cuando vi los que  la mascarilla terminaba marrón, maquillarse dejó de ser una opción y decidí que me iba a la cal…

Entradas más recientes

El desfase de las fases.

¿Y mi primavera?

Il mondo

La pijorevolución

Los abrazos ¿prohibidos?

Con acento andaluz

¡Basta!

El pais de los cuñaos.

Soy incapaz de desconfinarme

Desde el confinamiento I.