martes, 29 de marzo de 2011

¿Me harán el favor de ser felices?


Estas mismas palabras proclamaba la infame Aramis Fuster en los noventa, mientras amenazaba a la humanidad con un nuevo posado en tanga. Ahora la bruja de las pelucas ha dejado de enseñar la celulitis, y anda por los platós (cada vez menos) fingiendo desmayos..¡para lo que hemos quedao! y es que a falta de otra cosa, el tiempo sigue siendo nuestro mejor juez.

El caso es que tenía razón en algo, o logró una cosa: que fuéramos felices. Cuentan por ahí que hay un informe que dice que España es el segundo país más feliz de Europa, (no sé yo si el informe se hizo antes o depués de la crisis o antes o después de ganar el Mundial). Lo que parece importante es el hecho de que a pesar de todo somos felices, ¿será la luz?, ¿será la gastronomía?, ¿será que somos unos inconscientes?. Los primeros según dicen, son los rumanos, a pesar de la falta de luz, y de otras muchas cosas. Claro que, si los rumanos y los españoles rivalizamos en felicidad, y teniendo en cuenta la situación económica y el panorama político de ambos países a lo mejor resulta que este estado mental sólo puede venir derivado de la más absoluta falta de sensatez.

Sea como sea, por la luz, por la comida, por los amigos, por la coca-cola, que encarga el estudio o por todo junto; tomarse una coca-cola en una terraza con los amigos con una tapa de bravas, (a ser posible en un plato que no sea cuadrado, ni negro) los españoles somos felices.

Bueno, pues la próxima vez que vea un telediario, o lea el periódico, intentaré recordar eso, que somos el segundo país más feliz de Europa.

En la misma época en la que la Fuster enseñaba cacha, una jovencísima Belén Esteban cantaba a altas horas de la madrugada, o a con las claritas del día: "estoy super feliz, estoy super feliz..." y Andrés Aberasturi, nos instaba a "ser moderadamente felices". Yo me apunto a lo de la felicidad con moderación, no sea que el exceso sea dañino.



1 comentario:

  1. Peret también nos cantó aquello de "Canta y se feliz" pero la verdad que ganas de cantar hay muchos que no tenemos, pero lo que si es verdad es que una coca-cola algunas veces te hace ser más feliz que el mejor champán, ¿Y por qué digo yo esto...? ni idea, ¿Será por lo de la Fuster y la Esteban o es que la noche me confunde como a Dinio? Bueno por lo menos vamos a intentarlo, un saludo y se feliz...

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.