miércoles, 30 de octubre de 2013

Vivimos en un planeta que destiñe













Esta genialidad de Quino, me va a servir hoy para hablar de  cosas que se ven por la vida y a las que
 (de manera muy inteligente), no prestamos atención, (si lo hiciéramos estaríamos todos locos de atar).
Hace un par de semanas, estaba en un restaurante de comida rápida con Álvaro.
En las zonas costeras, a la gente le cuesta muchísimo quitarse las chanclas, así que, es normal en pleno mes de octubre encontrarse a la gente semi desnuda y semi descalza.
Pues bien, había un señor (de una edad, eh?? no era un niñato) con sus benditos pinreles descalzos en el sillón de skay, alternando el trajín de la bestial hamburguesa con la afanosa tarea de hacerse una pedicura con las manitas. Y pensé: A saber que más cosas han visto estos sillones, ¿los limpiaran con desinfectante?.
Y claro, ya se me vino a la mente la imagen de esas niñas que llevan la falda tan corta que cuando se sientan se les queda de cinturón y que en el mejor de los casos llevan tanga (con todo lo que eso implica, en fín , mucha carne en contacto con el skay) y me acordé de Marta Chávarri y aquél día que se le olvidó ponerse bragas.
Entonces recorrí todo el restaurante con la mirada y me paré en la puerta de los servicios, no quise ni pensar en lo había dentro...¿y si la gente no se lava las manos? ¿cómo estará el pomo de la puerta? Ains!...que estrés me estaba entrando..
Gente que estornuda por la calle y según pa dónde vaya el viento, y si vas andando detrás, te atacan las bacterias, gente que escupe por cualquier sitio, los perros que se cagan, gente que vomita en la calle..
Otra cosa que me da un asco que me muero es cuando los futbolistas (todos ellos muy finos y educados) escupen en el césped y a los dos minutos hay uno revolcándose fingiendo una lesión.
Suelo llevar un tarrito de esos de limpiador de manos anti bacterias que se pusieron de moda con lo de la Gripe A, por si toco algo que no me mola (de vez en cuando desinfecto el teclado de equipo de la ofi y el teléfono, nunca se sabe) pero si me paro a pensar me pongo una mascarilla y me llevo el anti bacterias en spray.
Luego vas al hospital con el estómago regu y te dicen que es un virus o una bacteria, ¡claro, leche! ¡bastante que no pillamos el tifus!
¡Que miedo! ¿no?

4 comentarios:

  1. Lo que no nos mata nos hace más fuertes.
    Jajajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Leyendo, así, todo seguido te da como yuyu. Llevas toda la razón, pero mejor no pensarlo.

    ResponderEliminar
  3. Alicia, desgraciadamente la educación y los buenos modales es algo que se está perdiendo a marchas forzadas sobre entre la gente joven. Eso sí, también he sido testigo directo de gente mayor escupiendo en la calle, escarbando en sus narices hasta casi encontrar petroleo y otras cochinadas similares. De todas formas más nos vale no volvernos paranoicos con el tema de los germenes, virus, bacterias y demás fauna "bicheril" porque entonces es que no podríamos tocar nada sín guantes jajaja. Espero que todo te vaya bien y que pases un buen puente de todos los santos.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja... has conseguido que cada vez que vaya a algun sitio me fije en cosas indeseables, que nunca hubiese querido imaginar... estamos rodeados de gérmenes, mejor no pensar mucho en ello no sea que, ademas de que se nos pegue algun virus, nos entre una paranoia de persecucion de bacterias con espadas y tal... :s

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.