martes, 3 de febrero de 2015

Grandes almas


"Todas las familias felices se parecen  entre sí; las infelices son desgraciadas en su propia manera"
León Tolstói


Puede que sea así, se puede ser feliz por unas razones muy concretas, en cambio la infelicidad viene derivada de muchas circunstancias, hay por decirlo así, muchas modalidades de infelicidad.
Hoy,  que el frío cala hasta los huesos y hasta el alma, me perdería en un bosque primaveral con Tolstói, con el hombre profundamente espiritual y altruista que fue en sus últimos años, bohemio y defensor del esperanto como lengua única.
Fue precursor de lo que se dio en llamar "naturismo", en  "Últimas palabras" nos incita a que  vivamos según la ley de Cristo: amándonos los unos a los otros, siendo vegetarianos y trabajando la tierra con nuestras propias manos. Prueba de su vegetarianismo existen múltiples citas suyas, entre las que destacan:
"Alimentarse de carne es un vestigio del primitivismo más grande. El paso al vegetarianismo es la primera consecuencia natural de la ilustración"     
"Un hombre puede vivir y estar sano sin matar animales para comer;  por ello si come carne, toma parte en quitarle la vida a un animal sólo para satisfacer su apetito. Y actuar así es inmoral"

  Ingresó en la brigada de artillería en una de las campañas de la Guerra de  Crimea, a su vuelta a la vida vacua y frívola de  San Petersburgo, escribió: 





"He adquirido la convicción de que casi todos eran hombres inmorales, malvados, sin carácter, muy inferiores al tipo de personas que yo había conocido en mi vida de bohemia militar. Y estaban felices y contentos, tal y como puede estarlo la gente cuya conciencia no los acusa de nada".

Mi primera pregunta sería ¿por qué rechazó su magistral obra en los años finales?, ¿por qué no quiso volver a la literatura ni aún cuándo se lo pedía su amigo  Iván Turguénev  desde el lecho de muerte?. ¿por qué esa huida para morir en soledad?
¿Quien se apunta a una conversación sin palabras, con el alma de un hombre grande?

5 comentarios:

  1. A mí me gusta lo de volver al campo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola. quiso regresar a una forma de vida tranquila y saludable, sin muchas complicaciones y prefirió trabajar la tierra que la mente.

    ResponderEliminar
  3. Yo no, menos si era vegetariano. No me gustan las yerbas :P

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.