martes, 9 de agosto de 2016

El espejo gótico

Hace de esto ya muchos, muchos años,
cuando en un reino junto al mar viví,
vivía allí una virgen que os evoco
por el nombre de Annabel Lee;
y era su único sueño verse siempre
por mí adorada y adorarme a mí.
Niños éramos ambos, en el reino
junto al mar; nos quisimos allí
con amor que era amor de los amores,
yo con mi Annabel Lee;
con amor que los ángeles del cielo
envidiaban a ella cuanto a mí.
Y por eso, hace mucho, en aquel reino,
en el reino ante el mar, ¡triste de mí!,
desde una nube sopló un viento, helando
para siempre a mi hermosa Annabel Lee
Y parientes ilustres la llevaron
lejos, lejos de mí;
en el reino ante el mar se la llevaron
hasta una tumba a sepultarla allí.
¡Oh sí! -no tan felices los arcángeles-,
llegaron a envidiarnos, a ella, a mí.
Y no más que por eso -todos, todos
en el reino, ante el mar, sábenlo así-,
sopló viento nocturno, de una nube,
robándome por siempre a Annabel Lee.
Mas, vence nuestro amor; vence al de muchos,
más grandes que ella fue, que nunca fui;
y ni próceres ángeles del cielo
ni demonios que el mar prospere en sí,
separarán jamás mi alma del alma
de la radiante Annabel Lee.
Pues la luna ascendente, dulcemente,
tráeme sueños de Annabel Lee;
como estrellas tranquilas las pupilas
me sonríen de Annabel Lee;
y reposo, en la noche embellecida,
con mi siempre querida, con mi vida;
con mi esposa radiante Annabel Lee
en la tumba, ante el mar, Annabel Lee.
Edgar Allan Poe

No soy gótica, o al menos no lo parezco, vamos que no estoy blanquita, no llevo el  pelo muy oscuro (alguna vez rojo)  y tampoco  me visto de negro ( no siempre), pero he de reconocer que esta especie de romanticismo casi enfermizo, este loco amor más allá de la tumba, tiene su aquél.
Nada que ver con los vampiritos esos adolescentes blanquitos-transparentes con nombre de anochecer.
Intenté ver una de las pelis ( no sé si la primera o la enésima), pero terminé como con una subida de azúcar y con una sensación rara en el estómago. En serio, ¿nadie nota que es un vampiro si de blanco que es el muchacho en cuestión, da miedo? .Yo seguro que estoy ahí y enseguida hubiera hilado: coño, blanco y en botella...bueno en cuerpo y alma, ¿o no tiene alma?, bueno lo que sea...
Pues eso, que lo del romanticismo este como desmesurado, raro de Bécquer, Poe, o Lovecraft, que me recordaba alguien hace unos días, tiene su puntito...
Y como la música es parte importante en mi vida, rescato una versión de Radio Futura que no desmerece para nada a Poe.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentando que no criticando.