martes, 19 de mayo de 2015

Cosas

Lo malo, malísimo de dar un voto de confianza a la gente, es lo eternamente interminable que se hace la decepción.
Así que,  mientras espero a que se me pase, invento una excusa para subir a ver al guapo, que estoy por hacerme un máster en perros para hablar de algo, claro que, siempre hablo yo, y sólo yo (mis compis dicen que lo tengo acojonao).
Bueno, pues eso, que estoy en ese momento que o me hablan o me duermo, insisto en que el Universo no estará equilibrado, hasta que yo tenga el mismo sueño de noche que de día.

Como la mañana está fresquita, estoy cansada (a todos los niveles) y parece que todo está en calma, me voy a dar un paseo, aunque sea virtual,  por el Valle del Jerte.
Por esos caminos blancos de luz, y de flor,


por sus piscinas naturales, por los pilones, por los senderos verdes y frescos.











Y me llevo a Don Manuel, que dicen que se ha ido esta madrugada.
Nos dejas un poco huérfanos a los amantes de ese nuevo flamenco
Siempre recordaré los larguísimos viajes con tu música, (cuando a mi padre le daba por algo...).

Que la tierra te sea leve, Manuel, ¡siempre grande!.





6 comentarios:

  1. Una pena lo de don Manuel como tu le llamas, y por lo demás dar un paseo y despejar las ideas siempre aclara las decisiones.. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, que se lleve la brisa los pensamientos negativos y el agua purifique el alma.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Con esos paisajes uno recobra hasta la fe en la humanidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.