lunes, 4 de junio de 2012

El "simpa" Real.

Que el mundo entero está en crisis, a estas alturas, no lo cuestiona nadie, pero cuando una princesa (no se sabe si con corona o sin ella) hace un o pretende hacer un "simpa", las alarmas se disparan.
Maha al-Sudairi, reservó nada menos que 41 habitaciones, vamos una planta entera, del Hotel de París Shangri-La, hasta ahora todo normal,¿no?. La realeza árabe tiene una absoluta falta de discrección y de mesura, lo sorprendente es que la noble muchacha, no tenía intención de pagar. Parece ser que desde la dirección del hotel, se le había advertido de que la factura estaba adquirendo unas dimensiones colosales, pero ella hacía lo posible por escabullirse, hasta que, finalmente decidió escapar del hotel de madrugada, pero claro, un séquito de más de sesenta personas, unas cien maletas y más de una docena de limusinas en la puerta del hotel no son lo que se dice, fáciles de disimular.
Para que la historia sea aún más rocambolesca, la señora es en realidad la ex-señora de  Nayif bin Abdulaziz, segundo en la línea monárquica, y tiene inmunidad diplomática, así que la única opción era llamar a la embajada saudí que la mandaron al Royal Monceau, el dueño un amigo personal de la familia  no tenía intención de cobrarle, pero la dama que no se corta un pelo, generó también gastos por una millonada. La díscola princesa, parece que ha pasado encerrada en una finca algún tiempo por su manía de ir dejando deudas por dónde quiera que va, después de haber gastado 18 millones de euros en ropa.¿De verdad que no la pueden castigar haciendo trabajos para la comunidad?. En su país hay mucha miseria, ¡ya podía hacer algo de provecho!, que alguien entre en un super y se lleve un chorizo y una barra de pan, lo entiendo, es más miraría para otro lado, pero que esta loca vaya por ahí firmando pagarés a nombre del reino de Abdulá (su ex-suegro) es muy fuerte y que el estado de su país no tenga más remedio que pagarlos para evitar un conflicto, es para que la encierren en la torres más alta.



sábado, 2 de junio de 2012

Misterios que nos trae el verano.

Todos los años en el sur, pasamos del frío y crudo invierno al más caluroso verano en 24 horas. Un día está lloviendo, que parece que terminaremos mutando a animales marinos, y de repente, al día siguiente hay que vestirse de verano, verano. Esto así de repente, es una putada, porque claro, un vestido corto no sienta igual cuando ya hay un poco de colorcito que cuándo tienes las piernas como chocos. Así que, ante este contratiempo suelo ponerme un poco de bronceador sin sol.
Y aquí llega el primer misterio; si me exfolio la piel antes y hago todo lo que dicen las instrucciones, ¿por qué se me queda naranja y a trozos, y a la muchacha del anuncio se le ve un perfecto y uniforme tono dorado?, ¿por qué ella no tiene las palmas de las manos naranjas?.
El segundo misterio, es ¿por qué venden en el sur ropa de entretiempo, si no llegamos a usarla?. Tengo unas chaquetas ideales que me he podido poner un par de veces a primera hora de la mañana y han acabado hechas un guiñapo en el asiento trasero del coche.
Hablando de modas, hay algunas que no consigo entender, por ejemplo esa especie de bota-sandanlia, ¿es de otoño o de primavera?, ¿es de invierno de de verano? ¿o es que acaso es de entretiempo?.
¿Por qué hay gente que se empeña en ponerse un vestido mini, mini si tiene celulítis?, ¿ Por qué tenemos que ver la ropa interior de todo el mundo, si es interior?.
¿Por qué cada vez que me pongo un vestido salta el levante y doy el espectáculo?, de verdad, a mi no se me sube la falda al estilo glamuroso de Marilyn, a mi me rodea un remolino, se me levanta por todas partes y no tengo manos para sujetarla (ya os podeis imaginar el número).
¿Cómo es posible que vaya a la playa el primer día, ese primer día que me escondo en el último rincón para que no me vea nadie y me encuentre a todo el mundo?, ¿cómo puede ser que mientras yo estoy que parece que he pasado el invierno en una porvera, el resto de la humanidad esté ya morena, si estaba lloviendo dos días antes?.
¿ Por qué vamos por la calle quejándonos del calor, si es más que evidente y todo el mundo está sufriendo la misma temperatura?, ¿Por qué los guiris siguen por la calle aunque estemos a 42º?.
¿Por qué hay  gente que  cuando va a la playa parece que va a la guerra? ¿de verdad comen tanto en sus casas?
¿ Por qué?, ¿Por qué?, ¿ Por qué?, lo de ser una mente inquieta se me está yendo de las manos...