viernes, 29 de enero de 2016

Dolce far niente

¡Qué triste es estar esperando al fin de semana para dormir!
Nunca pensé que diría una cosa así, pero ahora mismo a lo único que aspiro es a pasar un día sin hacer nada.
Sin trabajar, sin lavadoras, sin pasar la mopa, sin planchar, sin cocinar, que vale que todo esto lo puedo dejar de hacer, pero se acumula el trabajo, (que el montón de plancha está cerca del techo).



Que alguien invente un robot que ponga la lavadora sin mezclar colores, que cocine sin ensuciar mucho, que limpie bien los rincones, que ordene los armarios y los cajones por colores, que riegue las plantas, que baje la basura, y ya de paso que me de un poquito de charlita y me de la razón en todo.
(Ahí lo dejo, por si a alguien le da por ponerse a pensar...)

Igual soy un poquito esclava del orden, lo mismo me lo tengo que hacer mirar, pero a ver, todos tenemos un puntito y este es el mío: soy un poco pesadita con eso y con el amoniaco.



Pues eso, que me apetece levantarme a las mil, dar un paseo por el campo o la playa, comer en cualquier sitio y pegarme una siesta a la sombra de un pino o de una encina o de lo que sea, para luego seguir caminando y disfrutando del dolce far niente.
Lo de la edad no perdona, y yo estoy muy cansada, tengo todas las formas de cansancio posibles, de todos los colores y tamaños, que pena, como se estropean los cuerpos, de verdad, que lastimita, con lo activa que era yo...

Puede que con  un masajito, o una sesión de spa, o una lobotomía para no pensar, o un poco de mindfullness, o una terapia de colores, o esnifar incienso , o una de esas posturas imposibles de yoga, lo mismo recitar un mantra, o meterme debajo de la cama ( primero tengo que disolver el meeting de pelusas), puede que algo de esto o todo junto, me sirva para dejar los estreses y descansar como un bebé, sin que la centrifugadora decida ponerse en marcha cada vez que intento dormir.


Pues eso, que voy pasarme el fin de semana quitada de la vida social, en realidad de todas las vidas, voy a entrar en un  maravilloso y catatónico estado de me importa todo un pimiento.
Y para acompañar mi fin de semana de relax, un poco de Deva y Miten.








jueves, 28 de enero de 2016

De caminos y recorridos

"Jamás se desvía uno tan lejos como cuando cree conocer el camino"


                                                                                                                 Proverbio Chino





Y a veces no está tan mal, desviarse un poco, siempre y cuando llegues a alguna parte.
"Y cómo podré llegar hasta allí?, preguntaba cándidamente Dorothy. “Sigue el camino de baldosas amarillas, respondía con naturalidad la Bruja del Norte.
Lo de no apartarse del camino, se los dejamos a Dorothy, pobre, que estaba perdidísima. 


Yo me quedo con Alicia, que es mucho más práctica, ¿que más da el camino si llegas? ¿que más da el tiempo que tardes si el camino es lo que importa?
Siempre se llega a alguna parte, cualquier meta es aceptable, si alguien te espera.


 -¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
-Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar - dijo el Gato.
-No me importa mucho el sitio... -dijo Alicia.
-Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes - dijo el Gato.
- ... siempre que llegue a alguna parte - añadió Alicia como explicación.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte - aseguró el Gato -, si caminas lo bastante!

Vamos a disfrutar del recorrido, porque como ya decía Kávafis: 

Cuando emprendas tu viaje a Itaca 
pide que el camino sea largo, 
lleno de aventuras, lleno de experiencias. 
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al colérico Poseidón, 
seres tales jamás hallarás en tu camino, 
si tu pensar es elevado, si selecta 
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.


Pues sin seguir caminos marcados, sin dejar de pensar en qué o quien nos espera, caminando mucho o poco, con viento, con lluvia, con frío o con calor, seguimos avanzando, cada día un poco, sin permitir que nada nos detenga. 




martes, 26 de enero de 2016

Volver

      

El pasado es un prólogo.                                               William Shakespeare






Un prólogo de todo lo que puede venir después. 
Porque podemos, porque queremos construir un presente sobre los cimientos de un pasado que nos dejó sólo lo positivo de aquellos días, porque la nebulosa del tiempo sólo puso las fotografías amarillas, pero dejó la frescura de unas sensaciones que pueden volver, o no, pero siguen vivas en algún rincón del alma.
Porque el paso de los años cambia la apariencia, cambia las actitudes, pero la esencia "es" y sigo queriendo en mi vida ese "es" que ya quise una vez, porque me quedo con lo auténtico, con la naturalidad, con la insolente desvergüenza de  un "quiero", con el deseo de un "puedo".
Porque en aquellos días de vino y rosas, la soledad era un variable que no existía en la ecuación de mi existencia, porque a veces la vida te da la revancha y se puede seguir con lo que quedó sin terminar, porque en aquellos tiempo éramos felices y no lo sabíamos.
Y quiero volver a la perfecta inocencia de un "porque sí", a la indolencia con la que enfrentamos lo que estaba bien, al vértigo que daba aquella pregunta,  ¿..y si..?.
Es tarde para confesiones, para tratar de alcanzar un pasado que se fue, pero no para acercar distancias, para ser y sentir, porque es un soplo la vida, que veinte años no es nada....






Siempre nos quedará esa ciudad del sur, de cuyo nombre, mejor no nos acordamos...

lunes, 25 de enero de 2016

Pensemos pues.


El sufismo es una religión mística de origen persa con raíces en el Islam, aunque hay quienes lo consideran incluso anterior a éste. Es la religión de la inmediatez. Su filosofía es la de lo relevante en el aquí y el ahora. Son devotos de lo absurdo y detractores de los dogmas. Su búsqueda es la de la verdad que sólo se encuentra mirando adentro de uno mismo, porque nada está afuera, aunque se esté en el mundo.
Conscientes de la imposibilidad de transmitir su sabiduría mística en lenguaje común, adoptaron el uso de la parábola poética para indicar que la verdad de La Vida yace detrás de sus múltiples apariencias. Los personajes de sus historias son casi siempre los mismos maestros que han corrido siglos de aventuras. Nasrudin, por ejemplo, el malhumorado Mullah, se supone fue en la realidad un maestro que vivió en el s. XIII en Persia y que se convirtió en uno de los más típicos de los llamados "Sabios Tontos": independientes, ingeniosos, surrealistas, cuyo talento es la supervivencia, porque para sobrevivir se requiere estar atentos a La Vida.
Os dejo un cuento sufí, igual aprendemos algo:la doctrina de lo sencillo.
¡Buen Lunes!

LA FARMACIA

"Nasrudín estaba sin trabajo y preguntó a algunos amigos a qué profesión podía dedicarse. Ellos le dijeron:
-A ver Nasrudín... Tú eres un hombre muy capaz y sabes mucho sobre las propiedades medicinales de las hierbas. Podrías abrir una farmacia..
Nasrudín volvió a su casa, le estuvo dando vueltas a la cuestión durante unos días, y finalmente se dijo: "Sí, es una buena idea, creo que soy capaz de ser farmacéutico". Claro que Nasrudín estaba pasando por una época en la que deseaba ser muy prominente e importante. "No solo abriré una
farmacia que se ocupe de
hierbas. Abriré un establecimiento enorme y produciré un gran impacto...".

Entonces compró un local, instaló los estantes y vitrinas, y cuando llegó el momento de pintar la fachada colocó un andamio, lo cubrió con sábanas, y se puso a trabajar sin que nadie pudiera ver nada. A nadie le dejó ver cómo estaba pintando la fachada y qué nombre pondría a la farmacia.
Después de unos días distribuyo panfletos que decían: "Mañana es el gran día. Inauguración: mañana a las 9".

Todas las personas del pueblo y de los pueblos de los alrededores vinieron y se concentraron expectantes frente a la farmacia.
A las 9 en punto salió Nasrudín y, con gesto teatral, sacó la sábana que cubría la fachada de la tienda. La gente que allí estaba vio un gran cartel que decía:
"FARMACIA CÓSMICA Y GALÁCTICA DE NASRUDÍN"
Debajo, con letras más pequeñas: "Armonizada con influencias planetarias".

La gran mayoría de personas que asistieron a la inauguración quedaron muy impresionadas. Aquel día hizo mucho negocio, la gente no dejaba de comprar. Por la tarde el maestro de la escuela del pueblo le visitó y le dijo:
-Francamente Nasrudín, estas afirmaciones que usted hace son un poco dudosas...
-¿Dudosas por qué? -respondió Nasrudín-.
-Eso de cósmica y galáctica, y armonizada con influencias planetarias, francamente...
-No, no, no, no... -dijo Nasrudín- Todas las afirmaciones que yo hago sobre las influencias planetarias son absolutamente ciertas. Cuando sale el sol, abro la farmacia. Cuando el sol se pone, la cierro."

¡Pues a pensar!



viernes, 22 de enero de 2016

..era un precursor

"En la mañana del tercer día, Lulú murió. Andrés salió de la alcoba extenuado. Estaban en la casa doña Leonarda y Nini con su marido. Ella parecía ya una jamona; él, un chulo viejo lleno de alhajas. Andrés entró en el cuartucho donde dormía, se puso una inyección de morfina, y quedó sumido en un sueño profundo. Se despertó a medianoche, y saltó de la cama. Se acercó a cadáver de Lulú, estuvo contemplando a la muerta largo rato y la besó en la frente varias veces. Había quedado blanca, como si fuera de mármol, con un aspecto de serenidad y de indiferencia que a Andrés le sorprendió. Estaba absorto en su contemplación, cuando oyó que en el gabinete hablaban. Reconoció la voz de Iturrioz y la del médico; había otra voz, pero para él era desconocida. Hablaban los tres confidencialmente.
-Para mí -decía la voz desconocida- esos reconocimientos continuos que hacen en los partos son perjudiciales. Yo no conozco este caso pero ¿Quién sabe? Quizá esta mujer en el campo sin asistencia ninguna, se hubiera salvado. La naturaleza tiene recursos que nosotros no conocemos.
-Yo no digo que no -contestó el médico que había asistido a Lulú-; es muy posible.
-¡Es lástima! -exclamó Iturrioz-. ¡Este muchacho, ahora, marchaba tan bien!
Andrés, al oír lo que decía, sintió que se le traspasaba el alma. Rápidamente volvió a su cuarto, y se encerró en él. Por la mañana, a la hora del entierro, los que estaban en la casa comenzaron a preguntarse qué hacía Andrés.
-No me choca nada que no se levante -dijo el médico-, porque toma morfina.
-¿De veras? -preguntó Iturrioz.
-Sí.
-Vamos a despertarle entonces -dijo Iturrioz.
Entraron en el cuarto. Tendido en la cama, muy pálido, con los labios blancos, estaba Andrés.
-¡Está muerto! -exclamó Iturrioz.
Sobre la mesilla de noche se veía una copa y un frasco de aconitina cristalizada de Duquesnel. Andrés se había envenenado. Sin duda, la rapidez de la intoxicación no le produjo convulsiones ni vómitos. La muerte había sobrevenido por parálisis inmediata del corazón.
-¡Ha muerto sin dolor! -murmuró Iturrioz-. Este muchacho no tenía fuerza para vivir. Era un epicúreo, un aristócrata, aunque él no lo creía.
-Pero había en él algo de precursor -murmuró el otro médico."

 El árbol de la ciencia, Pío Baroja


Este muchacho no tenía fuerza para vivir, y es que a veces, vivir requiere de un esfuerzo inmenso, y otras veces la vida fluye,  las tristezas van y vienen y el momento importa, es lo único que importa.
Os pongo una canción de otro precursor, que nos ha dejado estos días un poco huérfanos.

¡Buen fin de semana!




jueves, 21 de enero de 2016

Orhan Pamuk


Esta semana está siendo agotadora, por muchas razones, por miles de cosas que me rondan por la cabeza y por responsabilidades que no puedo eludir, de ninguna manera.










Así que, pasado el ecuador, y cerca de el  fin de semana, para el que tengo planeado, básicamente, dormir como si no hubiera un mañana, aunque tenga que tomarme un par de pastillitas milagrosas, he pensado que no estaría mal, hoy, que el frío arrecia en los huesos y cala hasta el alma que me toca perderme.



Y lo hago con Orhan Pamuk porque ha sido perseguido y  atacado por su forma de escribir, porque su obra es una mezcla de verdades, porque sus raíces no le han impedido radiografiar a su Estambul  natal sin ambages.




Me iría con Orhan a El Café de Pierre Loti, un emplazamiento mágico en las colinas del barrio de Eyüp en Estambul, un pintoresco lugar desde cuyas terrazas se puede contemplar unas impresionantes vistas sobre el Bósforo y los barrios de la ciudad.

Accederíamos en teleférico, para poder contemplar la urbe, mientras le pido que me cuente, por qué dejó la arquitectura para escribir, cómo consigue transmitir tantas emociones en una historia, como logra tratar temas como tan controvertidos como los problemas sociales actuales,  el enfrentamiento entre Oriente y Occidente, entre musulmanes y cristianos, la defensa de los derechos humanos  y la cuestión del terrorismo,  sin dejarse llevar por el impulso facilón del revanchismo.








Pamuk tiene una apariencia bondadosa y tranquila, lo que entiendo que lo hace un compañero de viaje inmejorable, ¿por qué no pasear con él por las calles de Estambul cuando la caída de la noche  la convierte en una ciudad fantasma?


















Visitar las mezquitas, los baños, pasear y regatear en el Bazar, tomar un té sentados en cómodos cojines tapizados con alfombras, hablar de las realidades sociales de Oriente y Occidente, de los problemas que experimenta el ser humano en la búsqueda de una identidad, serían actividades obligatorias en un Estambul de contrastes, con un algo de magia y de calma inigualables.


Pues si no contesto al móvil, ni me veis por ninguna red social o por la ofi, o en el cole, es que me he ido con el Nobel de literatura. 
Un poco de conversación culta de vez en cuando no viene nada mal,  y de verdad, que me hace falta un poco de sensibilidad, de estímulo intelectual, paz, que estoy hasta el pelo de cazurros.



¡Feliz  Jueves!

lunes, 18 de enero de 2016

Blue Monday


Hoy es el día más triste del año.
El tercer lunes de enero, es la fecha designada como "el día más deprimente del año" por Cliff Arnal, investigador de la Universidad de Cardiff (Reino Unido), en 2005.
Hay investigadores y estudios para todo y lo más desconcertante, hay dinero para investigar tontadas y no para enfermedades, pobreza y demás males que azotan el planeta...(pero ese es otro tema).
En fin, que este señor, que no debía tener nada mejor que hacer, para llegar a esta conclusión, utilizó una fórmula en la que tuvo en cuenta como variables,  el clima, el salario, las deudas, el tiempo transcurrido desde Navidad, el tiempo transcurrido desde haber fallado en  los propósitos de Año Nuevo, la motivación y lo que él denominó la "necesidad de reaccionar”.
Pues como yo soy del tipo dequesehablaqueyomeopongo, he decido estar hoy feliz (aunque he dormido poco o nada, aunque me haya faltado echar a mis compis de la mesa de reuniones, para echar una siesta, aunque esté agotada y aunque tenga frío y calor a la vez)
Hoy voy a nadar contracorriente: soy feliz, porque quiero, porque puedo, porque me da la gana y porque no concibo que alguien me diga cuando toca estar triste. 
¡Feliz blue monday!


jueves, 14 de enero de 2016

Gente



Hay gente que viene a tu vida sólo para enseñarte a no ser como ellos  (de estos tengo para hacer colección, pero vamos que la puerta está abierta).
A quienes vinieron, devastaron y se fueron ( y a los que siguen ni dentro ni fuera): que les vaya bien, les deseo suerte, la necesitarán algún día.

Después hay personas maravillosas que se quedan, gente que toca el alma, brindemos  por la inmensa suerte de coincidir en esta vida, porque la amistad y el amor son actos de fe, saltos al vacío y a veces, merece la pena lanzarse.

Y es que, el mundo está lleno de seres extraordinarios que te enseñan cosas todos los días, almas que hay que conservar.
Gracias por estar.


martes, 12 de enero de 2016

Desvelos.

Desde que consigo acordarme he tenido problemas para dormir, puedo recordar perfectamente noches enteras sin poder pegar ojo.
A veces,  mi hermana me acompañaba y me daba la mano desde su cama, para que me calmara, pero yo siempre estaba acelerá.
Me tomo mi pasti (no me puede faltar, y eso lo tengo que ir quitando), pero ni por la pasti.
He tenido etapas en las que me tomaba dos y hasta tres, pero el miedo a terminar como la difunta divina,  espatarrá en la bañera, me frena y procuro, aunque me pase la noche dando vueltas, no abusar de la química, y aquí es donde aparecen los remedios de abuela.
Contar ovejas:  lo he intentado, lo intento, de verdad, desde que era  niña, pero toda la vida he visto como las cabronas  de las ovejas (y esto fijo que es un trastorno ) se saltan la valla todas a la vez,  con lo que contarlas en imposible, me pongo nerviosa y termino por pasar.
Una tacita de tisana; ¡ja!, ni tisana, ni hipericó, ni raíz de espino blanco, ni tila alpina, ni valeriana, ni semillas de amapola, ni nada,  que no, que no hay manera.
Un cacao calentito: ni con dos litros, iba a funcionar.
La lechuga: ya puedo cenar un barreño de ensalada, que no hay manera.
Un baño calentito: de verdad, he probado (aún a riesgo de mudar la piel) a poner el agua tipo las calderas de Pedro Botero, y a mí eso no me relaja.
Anoche fue una de esas noches en las que el señor Morfeo se negaba a acunarme en sus brazos, (y no es el único).
En fin, que ahí estaba yo; había cerrado el reader, desactivado el sonido de los grupos porque a la gente le da por discutir de cosas muy absurdas de noche, apagado la luz, cerrado la persiana hasta eliminar el mínimo resquicio de claridad de las farolas del parque y estaba lista para intentarlo.
Y… primera vuelta;  la postura el hombre de vitruvio, segunda vuelta;  postura  tipo lanzador de penalti, visto desde el lateral, tercera vuelta; tipo difunta.
Nada,  que no hay manera, me meto debajo del nórdico (el edredón, que duermo sola), oigo las tuberías, al camión de la basura, un señor estornudando por la calle, que se ha debido dar la vuelta, una lechuza o búho,  lo que sea,  y por fin, me rindo ante la evidencia y  termino por irme a ver la tele.
 A altas horas de la madrugada está Crímenes imperfectos (tengo una amiga súper fan de esto, miedo me da de llevarle la contraria)  lo del casino, (que es lo peor), o el clasicazo de mis laaaargas noches de insomnio:  La tele tienda.
¡La cantidad  de inventos maravillosos que os perdéis los que podéis dormir! 

Primer artículo que me encanta: El anillo Tiara Real, con (no me enteré bien el número ) diamantes en talla brillante y otros tantos en talla baguette (esto me dejó  muy impresionada).
No soy de llevar joyas, siempre he pensado que el metro y medio es incompatible con el joyerío y más aún con la bisuta (mejor, todo para la Davi y la Jessi, y la Vane), pero este anillo me encanta, lo digo por si alguien que me lea tiene a bien hacerme un ragalito.






Segundo artículo:   Las Zapatillas Confort gel, calentitas en invierno y  fresquitas para el verano  (que será para un verano un poco más suave, un  mes de agosto en Córdoba con esas zapas de paño…no lo veo, no).
Hay que llevarse dos, bueno, siempre puedo regalarle el otro para a…a…¿a quien se lo regalo que no me lo tire a la cabeza?, bueno da igual , ya lo pensaré.




Tercer artículo;  Un contorno de ojos, esto es increíble, Instantly ageless.
Sale una presentadora con el bronceado oficial californiano y las mechas de la misma denominación de origen, con un señor de smoking que cuentan las bondades de la súper crema, toman a una señora del público y se la ponen, y en un minuto (cronometrado), la señora parece su nieta, ¡alucinante!, ¡la quiero!

Cuarto artículo, esto ya es lo mejor de lo mejor, una especie de pinza que te arregla la nariz, Rhino correct. A ver,  tú tienes la nariz tipo Rossi de Palma, ¿no? pues te pones la pinza dos meses y se te pone una monada de nariz tipo Jennifer Anniston.
Esto lo quiero también, así me arreglo aquél golpe que me di cuando iba al cole,  el médico dijo que me tendría que operar o me daría problemas para respirar, y yo siempre he dicho que me tenía que poner azul para meterme en un quirófano, pues nada,  que resuelvo el problema de las respiraciones y me pongo mona.

Quinto artículo, imprescindible en una ronda de teletiendas: el juego de cuchillos,  Miracle blade, que lo mismo te rajan un zapato,  que cortan un tomate, que te hacen trozos la nevera, por si la quieres transportar  y pesa mucho o te cortan un aguacate con hueso incluido.
Dice el presentador que corta una lata, por ejemplo como si fuera mantequilla, este no sabe que yo para cortar mantequilla,(recién sacada de la nevera) tengo que dejar caer todo el peso de mi cuerpo, en fin que me los compro también, se me ha ocurrido un buen uso para ellos.





Así que, dormir no dormiré, pero he resuelto mi vida:
Me compro la Rhino correct esa de la nariz, como estaré dos meses sin dormir mucho, me pongo la Instantly Ageless, uso las zapas Confort gel  para estar  por casa, al reducir el riesgo de caerme y romperme la cadera, gano en calidad de vida, porque además aminoro impactos en las articulaciones al bajar la escalera, me voy a cenar con el anillo de Tiara Real puesto, para ir toda yo inmersa en un brilli-brilli continuo,  y si el príncipe azul que me invita a cenar,  destiñiera o destiñiese (que control gramatical) siempre puedo descuartizarlo con mis   Miracle blade, meterlo en una bolsas de esas al vacío,  que anuncia  Donald Lapre  y esparcirlo por algún bosque.


lunes, 11 de enero de 2016

Gente brillante


Las vacaciones se me han hecho eternas, será que no me gusta la Navidad, será que siempre he sentido un profundo y desolador sentimiento de desarraigo en estos días de felicidad impuesta y de amor simulado.
El caso es que, me ha dado para pensar, y mucho, ya al final de diciembre decidí que algo tenía que cambiar, y así será.
Cambiaré a las personas que me han restado brillo, energía e ilusiones,  por gente brillante que me sume cosas lindas.
Cambiaré las mentiras piadosas,  que me quise creer,  por verdades desnudas, aunque me duelan.
Cambiaré a la gente que me ha utilizado, que me ha querido sólo por una razón, por gente que mequiera en conjunto, que me quiera con el lote completo.
Cambiaré a las personas a las que di demasiado protagonismo, por gente que lo tenga, que lo busque y que lo merezca.
Cambiaré las lágrimas por sonrisas, porque quien me quiere no permitirá que derrame una sola lágrima.
No quiero mentirosos, aduladores, falsos caballeretes de medio pelo, víctimas, masmemerezcos, insensibles, gente que no sabe que quiere, idiotas, mercachifles, gente de  mal vivir y peor sentir, sabelotodos, ridículos expertos en el aparenting, borrachos, vividores, no quiero nadie a mi lado que me reste.
Quiero gente brillante, sin dobleces, que diga lo quiere sin herir a nadie, gente clara, gente que no me destruya con mentiras, gente que me quiera por mí, por mi todo, gente que se ría, que viva, gente sana, gente que sepa sortear obstáculos sin llorar, gente que me preste su hombro, gente que me haga un caldito si estoy resfriada y me lleve un helado si tengo mal de amores, gente que me de los buenos días con una sonrisa, que me pregunte si estoy bien y se pare a oír la respuesta, que se interese por si dormí bien o por si me fue bien en el trabajo, gente buena que me quiera.
Por eso, voy a hacer un club: el club de la gente brillante, que sueña y vive, que siente y lo dice, que es feliz y hace felices a los demás.
Porque ya encontré mi norte y sé dónde debo dirigirme, porque quiero, puedo y me lo merezco.