jueves, 28 de marzo de 2019

El sentido de un final.

Nacho Salazar nació, sin pena, ni gloria, en la ciudad equivocada, en una familia que no lo entendió y sobre todo en un cuerpo que no era el suyo.
Su nombre de pila  era María Dolores y se esperaba que siguiera los pasos de las mujeres de la familia. Pero no le gustaban los encajes, los volantitos, la purpurina, ni las joyas. Nunca se interesó  por su pelo,  por sus uñas, o por los zapatos de tacón alto,  como sus primas. No quería ni oír hablar de casamiento, y su verdadera vocación eran las matemáticas, soñaba con ser profesor en un instituto,  lejos de su ciudad.




Si alguien se hubiera parado a escucharle, Nacho le hubiera contado que el día más feliz de su vida, fue cuando entró por primera vez en el baño de caballeros en una discoteca, que fue infinitamente  desgraciado  en su pueblo, porque  le llamaban Lola y le obligaban a vestir como una mujer. Contaría cómo  fue repudiado por su familia y por todo su entorno, cómo pasaba las noches sin dormir, buscando una salida, pero la vida le llevó por caminos en los que las personas no se paraban a conocer a los demás, así que, nadie supo lo que sentía, nadie supo quién era y nunca nadie le preguntó cuál fue el día más feliz de su vida.
Fue buen estudiante, pero en su familia, las mujeres se casaban y tenían hijos, sólo los hombres iban a la Universidad, y la triste realidad era que, dónde él veía un hombre, el resto del mundo, veía una mujer.
Su vida no fue lo que soñó, no enseñó matemáticas en un instituto, su historia es una más, una historia, como tantas otras, de alguien que no pudo soportar el dolor del rechazo,  y se refugió en las drogas y en el alcohol. Cualquiera podría pensar que eligió ese camino, pero en realidad, ese camino lo eligió  a él, cuando aún era un adolescente  y se fue del pueblo, sin nada en los bolsillos.
El último día que sufrió en la Tierra, lo vieron tropezar  subiendo la escalera de incendios de una conocida discoteca, se asomó: la distancia con el suelo era abrumadora.
Las drogas le hacían tambalearse, el miedo a seguir en un mundo donde no encajaba, le dio la determinación.

Se lanzó al vacío.
Voló.
Durante unos segundos sintió la verdadera libertad de ser quien quería ser.
Después la nada.
Un fundido a negro.
El fin.
Nadie lo echó de menos, no lo mencionó ningún periódico, nadie supo que su nombre real, el que siempre quiso tener en su DNI,  era Nacho Salazar.
Se fue de este mundo como llegó, sólo, sin una sola lágrima.


jueves, 21 de marzo de 2019

Nada

"Enterramos nuestros pecados, lavamos nuestras conciencias."
Jimmy Markum, Mystic River












... y seguimos como si nada, flotando en la vacuidad de un mundo sin alma.


viernes, 8 de marzo de 2019

El mundo running

Cada una se motiva con lo que le viene bien. Meses de intentos de special person, con argumentos tipo "vas a dormir mejor", "vamos a tu ritmo", "¿no querías tonificar las piernas?" para que me lanzara al mundo-runnig, y me termina convenciendo una telenovela turca.




Si habéis leído bien: nunca encontraba el momento, ni el conjuntito perfecto, ni las ganas, y todo eran excusas.
Una tarde, estaba viendo Stiletto Vendetta (he caído en el universo novela turca)  vi a la protagonista corriendo por un parque, con una equipación ideal, con su pelo recogidito monísimo, maquillada, sin cara de dolor, sin sudores y sin lesiones encontrándose con un galán que debía oler muy bien, porque ella se le echa encima lo más grande, y pensé: anda po voy a correr, me compro un conjuntito mono, y listo.
Al galán turco no me lo encontré porque ya lo llevaba incorporao, uno patrio, no les quedaban turcos, y la ropita era muy mona, todo era perfecto, pero no aguanté ni dos minutos antes de la primera parada al borde de la asfixia, la segunda porque me dolían los tobillos y  la tercera porque si no paraba, no lo contaba.
La buena noticia es que lo estoy intentando.
¡Feliz fin de semana!