Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Felices 18

  Dieciocho años. No puedo evitar que se me escapen unas lágrimas cada vez que me paro a pensarlo. De hecho,  no puedo parar de llorar, ahora mientras te escribo, anoche, mientras envolvía tu regalo y mañana cuando vuelvas de pasar el fin de semana y me des un beso (no lo sabes, pero me iré al baño a llorar, como hago últimamente). ¿Cómo ha podido irse el tiempo tan deprisa? He intentado disfrutarlo todo a tu lado, crear recuerdos, atender a tus locas preguntas, entender tu sentido del humor (un poco complejo a veces, para mí) , ser tu trampolín y   estar a la altura de tus necesidades. Ahora, cuando falta poco para que vueles hacia   tu nueva vida, me pregunto si ha sido suficiente, si he sido capaz de atenderte siempre bien, si te he transmitido lo que quería, si lanzo al mundo a un adulto con las herramientas necesarias para soltar lazos y echar a volar, si he hecho un buen trabajo. Y aunque estoy convencida de que sí, de que estás preparado, me asusta, como nunca antes me

Entradas más recientes

¡Basta!

El gen Mundina.

Los vídeos de instagram

Andando caminos ( y desandando otros) .

La Jenny y sus cosas.

Más calamidades del cuerpo humano en el climaterio.

Pues mira, no. (Tragedia griega en un sólo acto)

El ocaso de los Oscars

Tempus fugit.

¿Y me llamas extranjero?