Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El Marie Kondo definitivo

  De repente,  un día te das cuenta de que ya no te gusta lo que te rodea, que las personas que te han acompañado en una etapa de tu vida, ya no te llenan. Sientes que el entorno te limita, es como si estuvieras enjaulada y no supieras salir. A veces las personas están destinadas a pasar un tiempo limitado en nuestras vidas: pasan, realizan su misión y las dejamos ir (o las echamos si se nos enganchan como un koalita). Hay que perder el miedo a salir corriendo de un entorno que te hace sentir mal. Puede que, hace unos años te resultara divertido comentar ciertas cosas de algunas personas. Es normal, nos tenemos que reir de algo, pero cuando el comentario ya no tiene gracia, cuando ya rebosa, no ya los vasos, sino los cubos de agua de la decencia moral, cuando ya resulta ofensivo, y eres consciente de esa ofensa, hay que salir corriendo (o sutilmente por la puerta de atrás, da igual). No, no todo vale:  hay asuntos que no se deben comentar. A veces, hay que aflojar un poco el nivel de b

Entradas más recientes

Mujer

Gente abono

Me pido vida, me pido paz.

Bla, bla, bla...

Divagando con la Shaki.

La tristeza del que envidia.

Buenas, venía a ver si puedo dormir un ratito....

Eres mu rarita (pues vale)

Ansia viva.