miércoles, 27 de julio de 2016

La Maca

Y para seguir la estela iniciada ayer de cutricanciones, hoy vamos a analizar la súper, la gran canción que hizo bailar hasta al mismísimo Bill Clinton (sólo por eso yo no lo hubiera votado).












via GIPHY
Catorce  semanas seguidas número 1 en el Billboard, un hito que solo ha superado Mariah Carey, sonó en la final de la Superbowl en 1996, bailada por la selección femenina estadounidense junto al equipo de Bielorrusia en Atlanta 1996,  cantada, requetecantada , bailada y requetebailada hasta la saciedad, reina indiscutible de las bodas de andar por casa y de las verbenas de pueblo, La Macarena es ya una leyenda.
Pero lo que pocos se han parado a pensar es en la letra, quiero decir: 

Tienes un día de mierda, hasta arriba de trabajo, has discutido con tu madre, con tu hermana y con tu mejor amigo, y ¿qué haces?, ¿te metes debajo de la cama a hacerle compañía a la bola de pelusas que lleva allí desde el 2011? .
Pues no, lo mejor es pensar:  ¿qué haría Macarena? ¡¡¡¡Pues darle alegría a su cuerpo!!
Yte vas de copas con el amigo que todavía te habla y le das alegría al cuerpo, porque lo que no hemos pensado es que Macarena es lista, muy lista y sabe muy bien lo que hace.
Ea! Pues alegría pal cuerpo que después de todo es un habitáculo temporal.
Y a partir de hoy me declaro fanmufan de la Maca, ¡que coño!




via GIPHY








martes, 26 de julio de 2016

Si me das a elegir...

Voy a hacer una confesión al más puro estilo pantojil de las que dan qué hablar para un par de días: 

Me gusta una canción de “Los chunguitos” (si, de los chunguitos…)

Y tiene su historia y todo, vamos que no es así como así, que yo todo lo hago y lo digo por algo.
Corría el año 1996, yo era joven y bastante mona (esto en realidad no es importante para confesar nada, pero como nadie me dice , me lo digo yo) y me acababa de mudar a Londres.
Un sábado no salí (lo que no ocurría muy a menudo),  me quedé en casa viendo la tele con una amiga,  y cambiando de canal, llegamos  al Internacional de TVE.
Ponían una peli,  “Deprisa, deprisa” que  en su momento debía estar muy bien o algo, de hecho tiene buena crítica, y  como no había otra cosa y mi ami y yo teníamos morriña, la vimos (enterita, con su llanto de hipo y sorbetón incluido).
La historia es de cuatro amigos de zonas marginales que se divierten (finales de los 70, principios de los 80, heroína, Camarón, barrios marginales…..)  con robos a mano armada, que poco a poco se van convirtiendo en golpes más grandes y arriesgados.
En fin, una ficción con tintes de realidad, que es sin duda, el triste reflejo de la juventud de la época que malvivió en  una etapa de cambios, miedos y desarraigos.
El caso es que,  nos enganchamos a la peli y de repente, La Canción (de Los Chunguitos, ¡manda cojones!, ¿quién me lo iba a decir…?) aquí ya, las dos dejamos los disimulos nos echamos a llorar como dos tontas, sin vergüenza.  
No sé si el momento, la compañía o que la canción no está mal del todo, el caso es que me gustó (creedme, reconocer que te molan Los chunguitos, no es fácil).
Hoy es uno de esos días en los que una canción se te mete en la cabeza y en estas estamos….



Si me das a elegir, 
entre tú y la riqueza, 
con esa grandeza que lleva consigo… 
ay amor!,  me quedo contigo. 

Si me das a elegir, 
entre tú y la gloria, 
de aquella bella historia de mi, 
por los siglos hay amor… 
me quedo contigo. 

Pues me he enamorado, 
y te quiero y te quiero, 
y solo deseo estar a tu lado, 
soñar con tus ojos, 
besarte los labios, 
sentirme en tus brazos… 
que soy muy feliz. 

Si me das a elegir, 
entre tú y ese cielo, 
donde libre es el vuelo, 
para ir a otros nidos hay amor… 
me quedo contigo. 

Si me das a elegir, 
entre tú y mis ideas, 
que yo sin ellas, 
soy un hombre perdido ay amor… 
me quedo contigo. 

Pues me he enamorado, 
y te quiero y te quiero, 
y solo deseo estar a tu lado, 
soñar con tus ojos, 
besarte los labios, 
sentirme en tus brazos… 
que soy muy feliz.








Pues ya os poedis reír con mis penosos gustos musicales.






lunes, 11 de julio de 2016

Camino

"Si te sientas en el camino, ponte de frente a lo que aún has de andar y de espaldas a lo ya andado."

Proverbio Chino








Por alguna razón (mejor no profundizo, no sea que se deba a algún desorden mental) me encantan las fotos de caminos.
Solitarios, abarrotados, largos, cortos, con final o sín él. 





El camino, siempre de frente y sin desviarse mucho.

















viernes, 1 de julio de 2016

GlamuAli dice


Todos los veranos escribo de los horrores estilísticos que traen el periodo estival, pero es que , a ver que  puedo entender que el invierno es largo, que vamos encorsetaos, que en vacaciones todos nos relajamos un poco y hasta que hace calor y unos vaqueros si vives en Córdoba (MARAVILLOSA), por ejemplo, se te pueden quedar pegados a la piel de por vida.








Peeeeeeeeeeeeeeeeero, (yo siempre tengo un pero) hay cosas que no se pueden aguantar:




- Pantalón corto en los tíos, vale para estar por casa, vale para ir a la playa, pero para salir de terrazas es un  NO rotundo,  y sí,  hace calor, pero hacer calor para todos, no tenemos por qué verte los pelos, ni el tatuaje del Madrid, ni nada que esté dignamente tapado en invierno.

- Vestidos palabra de honor, no, si no tienes unos hombros perfectos, en serio, no lo hagas.

El bañador turbo, tío, no, si no estás buenoquetecagas es mejor para todos que no.





- Chanclas, esto sirve para todos,NO, NO y NO aunque sean de marca, aunque sean de brilibrilli, NO, sólo para ir a la playa (para los tíos, por favor, por lo menos cortaros las uñas de los pies).








- El chonirecogido de palmerita, no por favor, eso para la Jessi.

- Camisetas sin mangas para tíos, a ver que  cinco centímetros más de tela, no te van a matar de calor y nos ahorramos la visión de las melenassobaquiles.


- Faldas largas con los filos negros. Vale una falda boho chic, está muy bien, queda ideal si no tienes mega culo, pero que no arrastre, y que no sea de esas blancas de los chinos que se nota hasta el lacito de las bragas.

- La versión low cost del vestido lencero, a ver, el vestido lencero es un vestido que parece un camisón, pero de los buenos. Un camisón de los de la abuela, no es un vestido lencero, ni es tendencia, ni es sexy, ni nada, por  favor, por favor, no.

- Shorts ultra cortos, si no tienes las piernas de la Gisele Bündchen y cero celulitis, no queda bien.







Bueno  y lo voy a dejar ya, porque no es que sea yo una itgirl, ni siquiera una ityaya, pero en fin, que creo que hay cosas que podemos y deberíamos evitar.