lunes, 23 de enero de 2017

Viva la patria y amén

A ver si me he enterado bien de la última trastada monárquica:
El rey, el de antes, el de los elefantes, echa su canita al aire de vez en cuando con una vedette oxigenada (curiosamente con un  monárquico apellido artístico), ¿no?
Tienen sus encuentros en una casa que, para ese fin y no para ningún otro, alquilan y pagan los servicios de seguridad del estado (recién salido de una dictadura con todas las penurias que eso implica). Para que la domadora de fieras no se vaya de la lengua, ya que ella demuestra ser más espabilá que el monarca y llega a grabar las intimidades más vergonzosas, amén de opiniones políticas y familiares, le largan una cantidad indecente de dinero de los fondos reservados.
Ella, que es mulista o mutonta, según se mire, le había contado ya  la aventura a todo Cristo (jijiji). 
Todos los periodistas y los no periodistas de la época, conocían el romance, pero eran tiempos en los que  expresarse libremente sobre determinados temas, era un sólo un artículo en la constitución, que no siempre (más bien nunca)  se cumplía.
En fin que,  en un país en el que no hay dinero para educación y sanidad, y  hay  gente que vive sin lo básico, sí que hay para tapar la pisá de Juanqui, o Sumer (que manda cojones lo del nombrecito de incógnito).
Que luego la vedette, que aparte de la pasta, quería una colocación en un ministerio, (rayando el surrealismo) se lo gastara en el Bingo o en botes de agua oxigenada, tanto da, ¿no?
Suena todo a película absurda de Almodóvar, pero lo realmente indignante, es que pagamos  las vacaciones, las  inseguridades de Letizia, el colegio de las niñas, un yerno,  otro yerno, el nieto cafre, y el cardadado de Sofi y ahora resulta que también hemos pagado el escarceo del patriarca de la familia (este que sepamos).
Y no pasa nada; aquí lo que interesa es el morbo de la relación con la rubia (por cierto ponerle Sofía a la hija es de tener mu mala leche), dónde se veían, quién hizo las fotos, cómo y  cuándo  se  llamaban , o los vomitivos apelativos cariñosos que usaban en la intimidad de la alcoba,  y el hecho de no saber qué coño hace esta gente con el dinero que mal ganamos, es lo de menos
Tenemos definitivamente, la monarquía que merecemos, el presidente que merecemos y el país que merecemos.
Y para hacer frikiambiente setentero, ¿quien mejor que María?, a ver si es verdad y damos ya de una vez un golpe en la mesa.

¡ Feliz lunes!






viernes, 20 de enero de 2017

I never make plans that far ahead

Como todo en la vida es susceptible de empeorar,  como la puñetera  tostada siempre va a caer del lado de la mantequilla (aunque no lleve), y como existe una ley aún más jodida que la de Murphy, que  es la Ley de Ali, hoy en plena ola de frio de la misma Siberia siberiana, va la calefacción de la ofi y decide morirse (le daremos digna sepultura y elevaremos a los cielos una oración por su descanso eterno).






Me muero, me estoy muriendo de a poquitos, tengo las manos congelaítas, y no me siento los pies.
Yo,  que no he pasao calor ni en agosto en Córdoba, que soy de sangre fría, muy fría, como las lagartijas, estoy al borde de la congelación (los dedos azules, tengo) y llevo tantas capas de ropa que me atropella un autobús y ni me entero.
¡Ay, diosito, esto no es justo!




Pero como la imaginación es poderosa,  y es además,  lo único que tengo, me voy a imaginar que estoy  en una cabañita de madera, con su chimenea,  su alfombra mullidita y con una copa de vino (en realidad pega un coñac, pero no me gusta), escuchando buena música y hablando con alguien (sola igual es un poco loco, ¿no?, tampoco iba a ser la primera vez...).







Y como puestas a pedir, puedo pedir lo que sea, he pensado que me gustaría perderme en una cabañita en el bosque con un personaje de una película (no, no es el Grey ese de las 50 sombras, hace mucho frío pa sombras).
Me quedo con  Rick Blaine, con esa amarga ironía, con ese desprecio por la mediocridad y con  esa fachada de tipo duro que encierra un alma atormentada por el pasado.
Hay almas que uno tiene ganas de asomarse a ellas, como a una ventana llena de sol”, decía Lorca en su Soneto de la dulce queja.

Además de a las personas llenas de luz, también me gusta asomarme a las almas oscuras, al vacío insondable de quien arrastra una honda y triste  pena, a la negrura infinita del tormento, al desconsuelo derrotista disfrazado de indolencia.
Me gusta ese Rick que dice “I never make plans that far ahead”, me gusta la chulería que calza en toda la historia, pero me gusta más, que en el fondo “bajo ese cínico caparazón se esconde un sentimental”.
Pues me voy a mi cabaña, con mi Rick, con mi botellita de Merlot y con algo de música.
¿Alguien se apunta?




¡Buen fin de semana!





miércoles, 18 de enero de 2017

Quiero ( y también me lo merezco)

Me enamoran las personas que no se meten en vidas ajenas.
Me hacen volar las almas que hablan con libertad.
Me hechizan las palabras sinceras, las sonrisas que iluminan.
Me impresionan quienes no tratan de impresionarme.
Me gustan las miradas limpias.
Me pierde una buena conversación.
Me fascina la gente que  te deja siempre con ganas de más.

Me seducen las risas sinceras.
Me desarma un mensaje de “buenos días” cuando no lo espero.
Me maravilla que me maten las ganas, si son de  los dos.
Me embruja eso que mi mente no entiende, pero que no puedo ignorar.
Me cautivan esas cosquillitas que no tienen días, ni momentos, ni explicación.
Me quedo prendada hoy de una sonrisa y mañana de una mirada.
Me hechiza una voz y dentro de un rato me atrae un gesto.
Me emociona esa luz que desprenden algunas personas.
Me enamoro de la vida, de mi vida,  todos los días.
¡Feliz gélido miércoles!









martes, 17 de enero de 2017

Volando

"La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor". 


Winston churchill





Hoy me concedo a mi misma el lujo de volar, ya veremos qué pasa luego.






lunes, 16 de enero de 2017

Humor sapiens

"El humor no necesariamente ha de llevar a la risa, 
ni a la sonrisa siquiera, el humor cumple con 
su tarea 'sólo' con 
mostrarnos que pueden verse las cosas de formas 
muy diferentes a las acostumbradas,
 porque si algo logra el humor es separarnos de lo rutinario 
y hacer de cicerone por lugares nunca sospechados".
Ángel R. Idígoras











Desde que decidí reirme por no llorar,me paso el día descojonándome, creo que respiro mejor, estoy más relajada, se me ha desencajao un poco la mandíbula,y estoy más arrugada, pero atraigo cosas buenas (o me lo parecen).
Y es que,  si no nos reímos ¿que nos queda?, no hay que tomarse la vida tan en serio, al fin y al cabo, estamos de paso, vamos a partinos de risa, total, es lo que nos vamos a llevar, ¿no?

¡Feliz lunes!


lunes, 9 de enero de 2017

Bendita rutina

Vaya por delante, que a mi el rubito no me molesta nada en casa, al contrario, cuando no está, me mato del aburrimiento, pero ya tenía ganas de que empezaran las clases.
Esa anarquía de horarios de las vacaciones, me agota emocional y físicamente, que soy muy de mantener el orden y las rutinas. Creo que no podría irme de mochilera en la puta vida, salvo que tenga un accidente, pierda la memoria y con ella la identidad, ese desorden de hábitos, ese baile descompasao de comidas y paseos, uy, no,no, terminaría en un psiquiátrico.
Me he pasado mi semana de vacaciones con gripe (y hay quien opina que soy un poco dramaqueen), mi momento de gloria ha sido el de guardar los accesorios navideños y limpiar la casa, me han preguntado si tengo una talla 38, (aquí casi me da un ictus), me veo la cara cada vez más descolgada y la vuelta a la ofi de momento está siendo un poco loca, pero prefiero esta locura al caos de horarios vacacionales.
Con todo, estoy feliz, porque hemos superado el estrés de la navidad, porque hay por ahí un proyecto/ilusión que alegra mis mañanas (más dura será la caída, seguro), porque tengo todo lo que necesito, porque no me matan los apegos y porque al fin y al cabo, aunque todo en la vida es suceptible de mejoría, lo que hay,  me vale para estar bien.
Os deseo si no una feliz rentreé, al menos, que sea relajadita.


jueves, 5 de enero de 2017

Me lo pido!


Yo, que soy tirando para poco monárquica, voy a tener la desvergüenza de pedirles a  Sus Majestades (aquí me pongo trascendente para que me hagan casito) un par de cosas.
No pido nada material, de eso no necesito nada, o no me parece importante, pido cosas que no venden en las tiendas (ni en el Aliexpress).










- Tiempo, para estar con la gente que quiero (y que me quiere).
- Paz, para enfrentar los días malos y disfrutar de los buenos.
- Muchos abrazos abrigos, de esos que templan el alma y sanan las penas.
- Risas.
- Madrugadas, para vivirlas con mi gente.
- Amaneceres con café y sin prisas.
- La palabra perfecta para reconfortar a las personas que perdieron las
   ganas de luchar.
- La capacidad de no ser indiferente al dolor de los demás.
- Recordar cada día, que la vida es un regalo, y vivir cada segundo.
- Que no me falten las tardes de café y confidencias.
- Que me siga emocionando la primavera en mi balcón.
- Paseos por la playa.
- Sueños, de los que sueñan despierta.
- Ilusión.
- Proyectos.
- Gente feliz.
- Miles de canciones que me hagan vibrar.
- Que no me falte una mirada de esas que te paran el corazón.
- Unas gotitas de pasión..
- Decía Vallejo: "a veces el viento cambia de aire", quiero ese viento que cambia
  el aire viciado.
- Sentir.
- Un carnaval, cualquier día del año, en una esquina cualquiera.
- Flores en los caminos en vez de zarzas.
- Senderos.
- Mi mensajito de Buenos días ( y el de Buenas noches).
- Seguir viendo la luz del mundo en la mirada de mi peque.
- Emocionarme siempre ante la inmensidad del mar.
- No ser indiferente al color de las flores.

Si no es mucho pedir, claro...

miércoles, 4 de enero de 2017

Tiempo


Ahora que estamos con las prisas y con los estreses de encontrar el regalo  perfecto, y después de leer a Tracy, me he acordado de este poema que leí,  hace muchos años, y que creo, es un buen ejercicio de reflexión  para ver qué es lo verdaderamente importante.


"No te deseo un regalo cualquiera,
te deseo aquello que la mayoría no tiene,
te deseo tiempo, para reír y divertirte,
si lo usas adecuadamente podrás obtener de él lo que quieras.
Te deseo tiempo para tu quehacer y tu pensar
no sólo para ti mismo, 
sino también para dedicárselo a los demás.
Te deseo tiempo no para apurarte y andar con prisas
sino para que siempre estés contento.
Te deseo tiempo, no sólo para que transcurra,
sino para que te quede:
tiempo para asombrarte y tiempo para tener confianza
y no sólo para que lo veas en el reloj.
Te deseo tiempo para que toques las estrellas
y tiempo para crecer, para madurar. Para ser tú.
Te deseo tiempo, para tener esperanza otra vez y para amar,
no tiene sentido añorar.
Te deseo tiempo para que te encuentres contigo mismo,
para vivir cada día, cada hora, cada minuto como un regalo.
También te deseo tiempo para perdonar y aceptar.
Te deseo de corazón que tengas tiempo,
tiempo para la vida y para tu vida".
                                                                                                                                 

                                                                                          Poema de los indios americanos



martes, 3 de enero de 2017

El vestido del emperador

 No pensaba dedicar mi primera entrada del año al novestido de la Pedroche, pero mejiervelasangre con tanta tontería.
Vaya por delante que, me parece correcto que cada una se ponga lo que venga en gana, siempre y cuando la decisión esté tomada desde la libertad.
La chica jura y perjura que nadie la obliga a desvestirse, pero igual no se ha parado a pensar qué pasaría si un año, para variar, se vistiera: seguramente despediría el siguiente en pijama con su minichef, porque, no nos engañemos; esta señora no presenta las campanadas por su desparpajo, ni por su trayectoria profesional, ni por su brillante inteligencia.
Opiniones hay para todos los gustos: hay quien opina que a  las pensamos que es denigrante, nos corroe la envidia, porque no nos podríamos poner en bañador en Nochevieja, (a ver, que poder, puedo, el caso es que me niego a coger una pulmonía), hay quien piensa que una mujer es muy libre de enseñar cacha y hay quien piensa, que claro, viniendo de una podemita, no se puede esperar mucho más.
Por mi parte, creo que, se puede poner o no ponerse lo que le salga de las mismas narices, pero que no se erija en representante de los derechos de las mujeres, porque, francamente el derecho a mantener un trabajo, a fuerza de enseñar el culo, no lo quiero yo para nada.
Reinvindicar el derecho de una mujer a desvestirse y a que la respeten, en un país en el que aún mueren 39 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas es,  o un pelín aventurado,  o ridículamente optimista.

No han cambiado mucho las cosas desde aquellos primeros años de las televisiones privadas, en los que campaban a sus anchas las Mamachicho  y las Cacao maravillao. La única diferencia, es que, no creo que,  a día de hoy, ninguna de ellas tenga la desfachatez de decir que se desnudaban para reclamar el derecho de la mujer de vestirse como le dé la gana.

A mí, como mujer, no me representa una señora que dice que su marido la quiere mucho, porque la llama cada diez minutos: cuidado con lo que le estamos transmitiendo a las jovencitas y jovencitos de este país: “si tu novio no te llama, o no te controla es que no te quiere”, “si no enseñas medio culo, no esperes que nadie te mire”.
No, no es envidia porque tenga, que lo tiene, un cuerpazo, es vergüenza ajena, porque después tantos años de lucha de la mujer por hacerse un hueco en el mercado laboral, por tener presencia en la sociedad y por conseguir respeto a todos los niveles,  va la descerebrada esta y se cree que ponerse en bañador (que no era ni de su talla) es una forma de reivindicación feminista.

Anda niña, estudia un poco historia y entérate bien quiénes son las mujeres que han luchado por la libertad, por la igualdad y  por el respeto que, a todas luces, no te tienes a ti misma.
¿De verdad te crees lo que dices?: A Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán, Carmen de Burgos de Seguí y Clara Campoamor, que yo sepa, no les hizo falta despelotarse para su lucha, (por cierto, igualdad hubiera sido un Chicote en tanga con estrellitas).
Vístete o desvístete como te salga del mismísimo chichi, pero no nos vendas luego que lo tuyo es una lucha abnegada y sacrificada, lo tuyo es una lucha por mantenerte en primera línea por tu aspecto, ya que por tu valía profesional, no pasarías de ser una colaboradora más.
Y a favor del diseñador, diré que el vestido no era feo del todo, pero no para dar Las Campanadas, yo lo propongo como uniforme oficial del equipo de natación sincronizada en los próximos Juegos Olímpicos (eso sí con la talla correcta).