viernes, 24 de febrero de 2017

Amancio, Amancio...te veo mu mal...

A ver, que esto de las tendencias está muy bien, para los que quieran pasearse por la vida hechos un cuadro y esclavizaos, pero personalmente, soy más de “esto se lleva, me queda bien, y  me lo voy a poder  poner el año que viene, pues vale”






Y es que ahora, una influenzer (por cierto, cualquier flipao/flipá lo es) dice que lo último son unos zapatos de veranoinvierno con pelos por dentro y se agota en Zara en dos días, (la gente haciendo colas, muertamequedo).

Esto te lo pones en invierno y vas mojando el peluche ese con todos los charcos, y pobre de ti si se te ocurre llevarlos en verano, conforme metes el pie ahí, te da un golpe de calor y te mueres.







Luego la moda de la ropa rota, los de los vaqueros quedaba medio bien, ¿pero esto?, ¿esto no es como se queda una camiseta después de mil lavaos con lejía?, ains no entiendo nada.
Vamos, yo saco una camiseta así de la lavadora y la tiro,  mi abuela con esta,  hubiera sacao paños para limpiar los cristales.
Por muy modernas que queramos ser, esto no.














Y esta camisa, ¿para la oficina? Seguro que al llegar a casa, llevas la grapadora, tres o cuatro bolis y a tu compi el bajito escondidos entre los faroles esos.
Y la parte de abajo, por si no tienes claro si ponerte falda o pantalón, pues ahí lo llevas, todo en uno.

Ay!  Amancio, rey que empezaste mu bien y se te está yendo todo lo de las manos, chiquillo, vuelve a las cositas normales, que por aquí no estamos tan flipás , ¿o si?







Para este no tengo palabras, ¿volantes, arriba y abajo?, ¿botas de Comando G?



Me parece bien lo de ir la moda, pero no a costa de perder la identidad y la dignidad, ¿no?, bueno no sé, allá cada cual con sus vergüenzas, yo no creo que me compre nada de esto, porque lo llevarán mil más, porque no sienta bien y porque por muy tendencia que sea, es feo, ¡ feo de cojones!








Y como una es  más de clásicos,  incluso en la música, os dejo a uno de los  grandes.
Un paseíto por el barrio latino de París, cuna de La Moda,  y La Bohème, ¿se puede pedir más?

¡Feliz fin de semana!


miércoles, 22 de febrero de 2017

¡Mejor así!

Harta de Guadianas, de cuerpostristes, de mareadoresoficiales, ofendidosconelmundo, de señores que no entienden que hablar y ser amable, no significa más que eso, personas que a falta de vida propia, hacen lo que haría un niño en el patio del colegio: cuchichear por lo bajinis, (ni soy tonta, puede que lo parezca, ni me he quedado sorda, antes de hablar de mi,  aseguraos de  bajar el tono de voz y de que no esté a tres metros, ¡tontos!).
Pero os vais a librar,  porque estoy zen, o tan cansada que ya no doy ni para dedicaros más de los minutos que voy a tardar en escribir esto.


Leí hace un par de días por ahí  ( “El alma en los labios”, Facebook).

“Me estoy quedando con poca gente.
 La que elegí.
 La que me hace bien”

Pues eso, que como dice mi amiga Mercedes: “mejor así”.

¡Buen miércoles!













viernes, 17 de febrero de 2017

Madurez

Sabes que has llegado a la madurez, cuando llega un fin de semana y piensas en un par de horas más en la cama, en desayunar sentada, en poder salir a comprar sin prisas, en las lavadoras que vas a a poner (porque hace bueno) y en la montaña de plancha que te espera.
Debo ser muy madura, porque tengo intención de dormir, limpiar, hacer comidas de madre y celebrar la onomástica de mi peque con una fiesta cortita que me deje tiempo para pasar más horas revoleá en el sofá, me hago vieja por momentos.
Y para que veáis que no soy tan rancia, os dejo esta canción, (hoy que estoy en  momento pantojil y ando de confesiones).




miércoles, 15 de febrero de 2017

Díade...

Lo del “Día internacional de…”, me parece, en la mayoría de los casos, una soberana y supina sandez.
Blue Monday”, un señor que estaba muy aburrido empezó a hacer cuentas y decidió que el tercer lunes de enero es el día más triste del año, porque lo dice él, y punto
Día del soltero” claro  revulsivo al empacho sentimentaloide de  lo que viene al día siguiente, es el Terueltambiénexiste de los no enamorados.
El día de los enamorados”, pones la tele y todo  está lleno de corazones, vas a comprar y te persigue la pescadera del mercadona vestía de perfumera con una fragancia barata de pachuli, una de las cajeras vocifera  con una tarta rojo chillón en la mano y los bombones y el lambrusco están en promoción en la  línea de cajas.
Día internacional de la felicidad”, de la misma manera que el Blue Monday deberías ir llorando como la zarzamora por las esquinas, este  día, estás  feliz de la vida, y  como si estuvieras  en una peli de Marisol,  cantas y bailas, porque eres de verdadfelizmuyfeliz.
Día de la mujer trabajadora”, me toca las narices, si no hay un día del hombre trabajador, es porque seguimos percibiendo y viviendo el hecho de que una mujer trabaje fuera de casa, como algo extraordinario, ¿no?, pues eso.
Los hay tan ridículos, que de puro absurdo, resultan divertidos: día internacional del huevo, del retrete, de las zapatillas de distinto color, de la pereza, de hablar como un pirata, del ninja, del papel de burbujas, de las peleas con almohadas, de los calcetines perdidos... miles y miles,  cada uno más disparatado que el anterior.

Bien, pues vistos algunos díasde,  y como entro en contradicción con mimísimapersona, si me da la gana, el día de hoy, me parece que merece una mención, un apartadito en las televisiones y  en los corazones de las personas de bien.
Hoy   me apunto al díade, porque hoy es el “Día internacional del cáncer infantil” y si hay algo que no se nos tiene que olvidar, y que no debería hacer falta que una fecha nos lo recordara, es que hay mini super héroes  luchando con todas sus fuerzas por curarse.
Y para aportar algo  al díade, he decidido dejarme crecer el pelo y donarlo, os dejo el enlace, por si alguien se anima.

Pues con esto y con la música, siempre alegre de Playing for change, os deseo feliz día (de lo que sea).


















lunes, 13 de febrero de 2017

La la land, (yo quiero un tío que me cante)

No soy yo muy de ir a ver la peli de  moda, quiero decir que, si todo el  mundo está expectante para ver al tontoelhaba del Grey, yo no iría a ver la cinta, ni aunque me matasen, pero con La La Land he hecho una excepción.
La verdad es que,  antes de los Globos de Oro, ya me había llamado la atención el tráiler, por la estética, por los actores y  por ese aire de musical de la Metro de los años dorados de Hollywood.

El director hace un maravilloso y acertado  recorrido por aquellos encantadores y tristemente olvidados musicales de los 40 y 50.
El vestuario (que bien podría estar sacado de cualquier sastrería de la MGM) , el colorido de la fotografía, el simbolismo de las mariposas persiguiendo a la protagonista en una escena y  la ciudad de Los Ángeles de fondo, conforman un conjunto sorprendentemente delicioso..
Hay quien la ha descrito como “una carta de amor al cine”, (a ese cine),  lo suscribo. Es tierna, inspiradora, deliciosa, mágica, envolvente, me reconcilia con el género musical (que va más allá de las pelis de Marisol).
La trama es sencilla; una chica aspirante a actriz, conoce a un chico que vive para su música (por cierto jazz, se me enamora  el alma) y cada vez que se ven,  se ponen a cantar y a bailar, quiero esto en mi vida! , vale que, por desgracia, nadie va por la vida  así, (sería divertidísimo), me temo que en le fondo ,  estas mariconadas me molan.
La cosa es que, he pensao que yo quiero un señor (concretamente Ryan)que se enganche a una farola y se ponga a cantarme  “A lovely night" al más puro estilo Gene Kelly en “Cantando bajo la lluvia”, que me lleve a un observatorio de estrellas y me haga volar (literalmente), eso quiero, si encuentro uno, le pido matrimonio en el momento.


City of stars

Are you shining  just  for me?

City of stars

There’s so much that I can’t see

Who knows?

I felt it from the first embrace I shared with you


viernes, 10 de febrero de 2017

Carta a mi yo de 20


Hola  Ali

Te escribo desde la distancia temporal  para darte algunos consejillos, por si quieres estar preparada, o sólo para que sepas que  tu yo de 44 se acuerda de ti.
Por favor, por favor, no tomes tanto el sol, te saldrán  manchas y no son nada bonitas.
No te pintes el pelo de negro, en las fotos de esa época, se te ve rara, muy rara, no te lo alises, da igual, está bonito así, salvaje, es tu estilo, así eres tú.
Empieza a reconocer quiénes son tus amis de  verdad. Te adelanto que son casi todos los que tienes cerca ahora mismo. Algunos buscarán otros caminos y  otras playas, pero te quedarán los mejores, no lo dudes.
Sal mucho, baila, ríete, en 24 años estarás haciendo lo mismo, pero las resacas duran muuuuchos días, aprovecha ahora que puedes.

Haz siempre lo que te dé la gana, la gente te va etiquetar igualmente, así que, que les den.
Si te sientes con ganas, ve apuntándote a un gimnasio, lo que no hagas ahora, no lo harás con 44, y si no te apetece, da igual, vas a seguir teniendo la misma talla.
Un día de estos”, no es un día de la semana, así que, cuando alguien te diga, “nos vemos un día de estos”,  te está diciendo que pasa de verte, no pierdas el tiempo y …¡pega la vuelta!
Dentro de 24 años, la gente liga por internet, si neni, más vale que te pongas al día porque es lo que hay.
Vas a ser una pureta en garitos de jovenzuelos, así que, procura no hacer mofa de las orugas (sabes muy bien a qué me refiero).
En 2017 el panorama cultural es desolador y el social, ya ni te cuento, "estudia, hermana, estudia que ahí está tu porvenir" (sí, aún te acuerdas de esa frase).
En 24 años te vas a  seguir mosqueando porque la gente no responde como tú lo harías, mentalízate: estos berrinches no sirven para nada, así que,  deja fluir, (esto es muy rollozen, sí, neni, vas a ser zenmuyzen).
No te voy a adelantar cómo te ganas la vida, pero fliparías; estudia mates y no descuides los idiomas, te van a hacer falta.
Ahora eres un poco caótica, ¿no?, pues vas a alucinar; compra muchas cajitas que vas a desarrollar una especie de obsesión por meterlo todo en cajas.
No te estanques con la música, tendrás un hijo y cuando sea preadolescente, se reirá de tí porque no estás al día.
Cómete la vida, porque al final es un mini sueño que no dura nada,  y nada, nada,  ni ahora,  ni en el futuro tiene sentido.
En unos años serás  más sabia, más pasota, sabrás escuchar, te pondrás el mundo por montera y serás ante todo y sobretodo,  feliz.
No te olvides nunca, pero nunca, nunca de vivir, vívelo todo: vive tus alegrías y vive también tus pequeños dramas, la vida es un regalo, y es para vivirla, con lo bueno y con lo malo.
Miles de besos, pequeña.


jueves, 9 de febrero de 2017

Y el cielo está...

Estoy japijapi.
Hace una preciosa, clara  y casi primaveral mañana.
Para variar no estoy mataíta de sueño.
Parece que el hipsterguapodelamuerte no ha logrado ampliar su horizonte laboral y ha vuelto, sí  ha vuelto, y está más guapo que antes (pero menos que mañana).
Aún me dura el ataque de risa de ayer con las aventuras de lokiami (está loca de atar, pero me parto).
A pesar de que a estas alturas de la semana ya podría haber matado alguien, no lo he hecho, porque sigo zen, (eso sí la patadita en la yugular, igual se me escapa…).
El muchacho de la gasolinera me ha llamado señora y me ha dado lo mismo, total: señoraseñorita, muchacha, o guapa, soy yo, ¿qué más da?
Creo que llevo los dos ojos pintados iguales o casi (el caso es que parecen iguales).
Me he recogido el pelo y yo no me veo bultos (otra cosa es los tenga).
Se acerca el fin de semana, y me apetece ver a mis amis. Necesito la energía  positiva de superami, su abrazo de oso que me reinicia siempre.
Hay gente que resta, hay gente que no aporta,  pero no me cuesta ya, perdonarme a mí misma la debilidad de dejarme engañar.
Las súpermadres del grupo de la clase están en modopánico y yo no puedo más que tirarme al suelo de la risa, (lo siento chicas, pero vuestras tragedias, me divierten mucho, muchísimo, el mundo no se arregla desde un chat de madres, pero es enternecedor que lo intentéis)
Aún no he subido el vídeo de la amistad en facebook, ni he puesto una foto con orejitas y hociquito, es  mi forma de ir contracorriente, y eso me hace feliz.
Me han dicho que puede que asuste un poco a la gente,  y lejos de pensar que el problema lo tengo yo,  he pensado que el mundo está lleno de cobardes.
He encontrado parking en la primera vuelta (y no está tan lejos). 
En fin, que soy feliz con poca cosa, (simple que es una).
Os dejo una de esas canciones que te ponen las pilas (a mi sí).

¡Feliz jueves!



viernes, 3 de febrero de 2017

Madre no hay más que una ( y soy yo)

Parece que las declaraciones de Samanta Villar en su libro “Madre no hay más que una” con respecto a la maternidad, han escocido  (y mucho) a la comunidad de las buenasmadres.
La periodista ha puesto por escrito lo que pensamos casi todas las madres, aunque la mayoría calla por miedo a que  media humanidad se vuelva loca.
Silenciamos lo que a ratos sentimos  porque está mal visto quejarse, porque dejas de ser una buenamadre si dices que estás hasta el chichi de negociarlo todo con tu hijo, o de que llore porque le están saliendo los dientes, o porque tiene un cólico.
No, el embarazo no es tan bonito y dulce como te cuentan, amamantar a un bebé duele, coño, y mucho, pasar noches sin dormir es demoledor si al día siguiente tienes que rendir en el trabajo.  
No es fácil ser madre, y parece que además no podemos decirlo.
Dicen que las madres estamos en un estado de hipervigilancia “La hipervigilancia es un estado de mayor sensibilidad sensorial acompañado de una exageración en la intensidad de conductas cuyo objetivo primordial es detectar amenazas, lo que vuelve al sujeto más irritable de lo normal. La hipervigilancia también se acompaña de un estado de mayor ansiedad que puede causar agotamiento. Otros síntomas incluyen alta capacidad de respuesta a los estímulos (sobre-reacción) y análisis constante del entorno en busca de amenazas.” pues yo estoy hasta el putopelito de hipervigilar.
Y estás cansada, muy cansada y sí, hay días que tiras de telecomidabasura, porque literalmente no puedes más, y un día no tienes la ropa de deporte limpia y se la pones en la mochila, así arrugada y sin lavar, porque no te ha dado tiempo, y no pasa nada, joder, no pasa nada, al niño le importa un pimiento si la ropa está lavada o no,  y otro día le mandas bollería industrial para el recreo, porque no te apetece preparar un bocadillo, y mandas al colegio las tartas y las tortillas compradas en el súper, sí, ¿y qué?. 
Claro que estamos felices de ser madres,  claro que no cambiamos a nuestros vástagos por nada del mundo, pero no podemos negar que un poco de calidad de vida sí que se pierde.
Ya no hace falta seguir fingiendo ser una  madre abnegada,  podemos  amar nuestros hijos por encima de todo, pero también podemos decir que estamos cansadas  (esto lo leen las madres del cole y me echan para siempre del grupo).
A ver, que la maternidad es muy bonita, pero fácil no es, no lo es en ningún caso.
Mi buenhijo está en esa absurda edad de la preadolescencia:
- Hay que negociarlo todo
- Cualquier cosa que le propongo tiene como respuesta un bufido (¿a qué se me desinfla el niño con tanto    
resoplar?)
- Los gamberretes del cole, ahora molan.
- O no habla nada o lo habla todo junto
- Abrigarse es la peor idea del mundo
- Peinarse es innecesario
- Ponerse una camisa es sólo para ir de boda (esto me mata)
- Mi música es un rollo, mami eres muy hortera
- La elección de una peli para ir al cine, es misión imposible (ya aborto misión antes de empezarla)
- Aparecer por el cole para ir a buscarlo es una temeridad innecesaria y darle un besito en público, es una especie de crimen (en privado sí)

Pues eso, lo quiero más que a nada, pero estoy cansada, leches, estoy muy cansada, que esto no te lo cuentan en las whitecharlas esas de la maternidad, ¡coño!, que a lo único que aspiro es a dormir y a proponer algo sin tener que negociarlo.
Os dejo con uno de mis horroresmusicales, (según mi rubito)
Buen fin de semana!