miércoles, 10 de octubre de 2018

El precio de un abrazo


Pequeño  vástago, (ya no tan pequeño, de hecho) ha vuelto de casa del páter con un resfriado, nada grave; mocos, ojos llorosos, y picor en la garganta, pero muy formalito y haciendo alarde de una responsabilidad que yo no le conocía, no ha faltado ni un día a clase.
Va por ahí,  con el rostro pálido, resultado de una suma de verano entero en el sofá jugando a  la play, más constipado y el tono natural que venía de  fábrica, soltando mocos, toses y estornudos, con sus correspondientes virus, bacterias, gérmenes,  y demás elementos contagio-infecciosos, (lo siento por las buenas madres del cole, que van a ver como sus hijos se resfrían para el puente de El Pilar), y dando abrazos (nunca me había demandado tanto amorcito).
El resultado de esta repentina muestra de amor  filial, es una especie de principio de algo chungo, tipo el fin del mundo,  que me tiene desvaratá. En el intervalo de una hora,  se me ha pasado tres veces por la cabeza abandonar mi puesto y pirarme a mi casa a dormir una pre-siesta, siesta y post-siesta  de unas 23 horas, pero he descartado la jugada por antojárseme vergonzoso que mi hijo sea más responsable que yo.
Me quedo al pie del cañón, pero no estoy en plenitud de facultades, si alguna vez lo he estado, tengo todo el sueño que no se ha dignado a acompañarme nunca y me pica la garganta. Lo bueno, siempre hay un lado bueno, es que vienen unos días libres de madrugones, carreras y estreses, y podremos recrearnos en los mocos y  toses, y consolarnos mutuamente, además de las ronditas de paracetamol y caldito.

10 comentarios:

  1. Te dejo aquí más caldito para que pase pronto.
    Besos e infusión de anís.

    ResponderEliminar
  2. Los abrazos aunque contagien tambien curan, calientan el alma. Te puedes adelantar y preparar unas castañas y unos moniatos para degustarlo todo frente a la tele, aunque no la enciendas, total para lo que hacen. Abrazos y mantita

    ResponderEliminar
  3. Cuídate Alicia que ya estamos con los primeros mocos como bien dices y aún que los abrazos nos traigan algún que otro virus , tan bien es lindo ese calorcito que nos aportan .
    Un abrazo y descansa este puente .

    ResponderEliminar
  4. Mimaros mutuamente, qué buen plan!

    ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Es el Otoño! Un jarabe con el zumo de un limón y miel. ¡Mano de Santo! Un abrazo.

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.