martes, 27 de noviembre de 2018

La olla a presión.

A mí la olla a presión, toda la vida me ha impuesto mucho. La magefesa de asas negras en la que hacía mi madre los pucheros, me horrorizaba, porque cuando se quitaba el pitorrito (fijo que tiene un nombre técnico menos guasón) aquello empezaba a girar,  soltando vapor,  a lo bestia, que parecía que iba a echar a andar como una locomotora. 
Siempre la asociaré a las paredes de gotelé, a los teléfonos de rueda, a  los cuadros esos de familias que los mires desde dónde mires, te están mirando  y al espíritu de los Alcántara (no preguntéis, cosas de majareta).

He tenido alucinaciones (o visiones nefastas recurrentes) de la olla estallándome en la cara,  desde siempre, por eso la uso muy poco. Si la pongo, cuando le levanto la valvulita (sí, tiene nombre), salgo de la cocina al grito de cuerpo a tierra,  y cierro la puerta, no sea que estalle o algo. 
Me visualizo a mí  misma recogiendo restos de olla y de garbanzos por todo el pasillo, sangrando por algún sitio, con todos los cristales de las casa rotos, como si hubiera estallado una bomba y lamentando la torpeza de no ser capaz de poner un guiso de madre.
(Sí, soy muy exagerada, pero una lee cosas en internert, y  lo que me imagino es como un campo de batalla de morcillas, garbanzos y  restos de metralla magefesil)
Meter un guiso a una presión superior a la atmosférica, a mí particularmente, me parece un riesgo innecesario, si puedes hacer lo mismo con la olla sin cerrar, aunque te lleve más tiempo.


La mente es muy parecida a la olla a presión, hay límites que no se pueden sobrepasar. A veces,  lo que te hacer estallar es una tontería, pero ya el pitorrito lleva un rato aguantando muchas  presiones (leáse aguantando gilipollas por encima de mis posibilidades).
A  veces,  me  siento como la magefesa,  basta que me toquen un poco las narices pa empezar a girar sobre mi misma con una perfecta loca.



7 comentarios:

  1. Muy buena la analogía que haces. Hay que despresurizar constantemente, para estar en equilibrio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me uno ti ..la olla a presión nunca la he utilizado , siempre que hago puchero ( como me gusta esa palabra) son como mínimo dos horas y lo bien bien que salen y huelen ..Ahora bien entiendo quien no disponga de tiempo para hacer un cocido o un estofado tengan que utilizarla , para eso están hechas ..
    Y genial esas visualizaciones tuyas con la olla jajjajaj .
    Un abrazo y pasa un resto del día como mejor se de.

    ResponderEliminar
  3. A mí la olla a presión siempre me pareció un posible artefacto explosivo en manos de personas temerarias.

    ResponderEliminar
  4. Debería hacerte un comentario con sentido del humor, o hablarte de las que la banda de asesinos etarras usaban para matar, pero me limito a decirte que en mi casa se utiliza, hasta para hacer flanes y que me gusta mas un guiso de olla exprés que uno de cacerola convencional. Y tambien le llamamos pitorrito porque válvula suela fatal. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Cómo me he reído al leer tu texto. Qué gracia. He de admitir que yo cuando la uso le pido a alguien de casa que la cierre y luego que la abra. Me quedo en tu blog, me hago tu seguidora. Qué rato más bueno me has hecho pasar y qué buena analogía has escrito. Chapeau ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Feliz Navidad y año nuevo de maravilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.