viernes, 18 de octubre de 2019

El otoño: el estacional y el de la edad.



Hacerse mayor es estar en un desajuste continuo, es que nada te venga bien, es una pataleta infinita porque el mundo está loco, es llorar sin motivo, es no ser capaz de guardarte un “te vas a la mierda, porque lo digo yo, y punto”, es querer matar y abrazar a la vez, es un regreso a la adolescencia con un cuerpo que cruje y se niega a obedecer órdenes, una mierda como una casa, vamos.









Esta mañana,  mientras conducía para el trabajo, he visto a un adolescente con chaquetón y (¡atención!) gorro de lana, un señor paseando al perro con un polar, una señora saliendo de la panadería con una rebeca gordita, y dos niñas de colegio con la falda del uniforme ultra corta,  sin calcetines ni medias ni nada, pero con un plumas por arriba, y yo,  con un blazer y unos vaqueros, estaba asfixiada. 
Ya cuando me he levantado, y a pesar de tener todo abierto, he notado que el frío no termina de llegar, pero al ver a la gente por la calle abrigada, he pensado que me hago mayor, que los sofocos se están apoderando de mi persona y me ha entrado más calor. Así que, he descubierto que hacerse mayor, es (entre otras mierdas) que te entre calor, porque tienes calor y así en un bucle infinito de sofocos y abanicazos varios.
La naturaleza en muy cruel”, he pensado, pero luego,  en un alarde de optimismo que, ni en la casa de la pradera, he llegado a la conclusión, de  que los desajustaos son los demás, que la gente se ha comprado ya la ropa de invierno y no se pueden esperar a que llegue el frío,  que el otoño es al raciocinio estilístico lo que las hombreras ochenteras al buen gusto, y he sonreído, feliz,  por mi triunfo.

Primera batallita de señora mayor ganada por hoy: la gente es muy mamarracha.


Por otra parte, me molestan cosas que nunca me han importado: la gente sin sangre, la que siempre está cansada, la gente que se queja del calor del verano (y no sale de casa ni a tomar una cerveza) y de las lluvias (escasas) de invierno (ídem), que se resfría si bajan tres grados las temperaturas y se escucha y se cuida mucho, muchísimo, porque no tienen nada más qué hacer. Son los mismos a  los que les cuentas,  los malabares espacio-temporales que haces para sobrevivir al día a día y te dicen, “bueno está bien, con que descanses un par de horas los domingos, es suficiente”


¿Perdoooooona?, que pasas al lado de un ventilador y estás tres días en cama, que vas a comprar al súper un día, y descansas cuatro, ¿en serio?,  ¿te atreves a decirme que dormir seis horas al día y no tener ni media hora de descanso diario es suficiente?,

¡qué cantidad de guantazos tengo pendientes!















Ser mayor también es volverse un poquito agresiva, de momento de pensamiento y de palabra,  veremos si de acción también.  Aún no he llevado a la práctica ninguna de las pataditas voladoras a la yugular, que tengo en mente, así que, se puede decir que, teniendo en cuenta, que me liaba a bofetás y me quedaba sola, soy una persona pacífica


Segunda batallita ganada: he pensado en pegarle a mucha gente y no lo he hecho.


Cada minuto que pasa, me molestan más las tonterías, las risas (que se oyen en Tanzania),  las bromas absurdas (siempre las mismas), las ganas de ridiculizar a los demás y las conversaciones de hormonas con patas de mis compañeros, es como volver a los quince años, pero con la experiencia de los casi cincuenta. 
Pero como a pesar de querer quitarme el tacón y darles, no lo hago, puedo decir que he ganao (hoy, mañana no se sabe) la tercera batallita: aún no los he mandao de vuelta al Instituto.


Pues eso, que lo mismo soy una asesina en potencia, que me echo a llorar con un video de gatitos.
¡Ahí queda eso!.

 

18 comentarios:

  1. A lo de llorar con un video de gatitos, me apunto. Parece como si tuviese, estropeado por el tiempo, el dosificador de lágrimas.
    Lo de "morderme la lengua", según con quien. Aunque compruebo que cada vez me cuesta más callarme.
    Cuando me piden consejos, (ya se sabe que la gente cree que por más viejo se es más sabio,!idiotas!), me dan ganas de darles malos ejemplos, lo malo es que ya no puedo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me puedo callar, sin duda, pero la se me hincha la vena y se me nota que me estoy guardando algo

      Eliminar
  2. Como pueden permitir la maestros, los profesionales de la educación permitir que entren al colegio las niñas con shorts o pantalones, con medio culo al aire, que educación es esa, que respeto, no sé yo lo veo así, una cosa es ir a una fiesta y otra al colegio, a mi esto me alarma, con esto no estoy justificando el maltrato a la mujer, pero sí reivindicando el respeto y la educación.Hoy nos presentas un post largo largo para debatir.
    Gracias por tu visita Alicia, muy agradecida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Con los años, se vive con la conciencia de que es una fortuna amanecer un día más y se aprovecha mejor cada instante. Se es más pleno y feliz, porque hay madurez emocional.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo me he reído, no es falta de respeto es cansancio, yo sola no puedo contra tanto tonto, y en cuanto a la vejez ya llevo muchos años de practica y estoy curtida. Para todo en esta vida una sonrisa es una buena terapia. Abrazucos

    ResponderEliminar
  5. Me ha encanto, todavía me estoy riendo XD
    Algunos días es una mierda hacerse vieja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ponerse mayor es todo eso si, te lo digo por experiencia jaja... uno está menos tolerante y eso que yo pensaba en mi juventud que iba a ser un tipo viejo y sabio como el chino de Karate Kid... pero no, te molestan mas las cosas porque sabes bien lo que no queres, ese es el punto....

    Amo el calor, odio el frío y la lluvia y la gente lo que se ponga me tiene sin cuidado pero claro, es mi mirada masculina que no es la misma que la femenina en nada ja... saludos y a descansar este domingo esas 2 horitas jaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo intento que no me moleste la gente, pero lo cierto es que me llegan a molestar...será la edad.

      Eliminar
  7. Tienes mucha razón en todo, pero yo no creo que sea la edad, yo no me identifico con la gente de 15 y 20 años cuando yo los tenía. Es que todo ha cambiado, nunca ha habido esas prácticas que se hacen virales de tragar detergente, o hacerse daño a uno mismo... la gente está loca.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente está colgá, lo del detergente no lo sabía...y estos son los que nos van a pagar las pensiones!

      Eliminar
  8. Te doy la razón. También he tenido instintos asesinos y recuerdo el primero, si , fue cuando en un bar el camarero me dijo "Que desea la señora"?..Ni que decir tiene que no tomé nada y me fui por no asesinar a nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los dís quiero matar a alguien y al rato me digo a mi misma" bueno, es buena gente"

      Eliminar
  9. Por Diossssssssssss, que bien lo has descrito.
    Te mando un enorme beso.

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.