viernes, 15 de noviembre de 2019

Acepto, me acepto

 Ser un proyecto de señora mayor es, además de tener calor cuando la gente está frozen, odiar sistemáticamente a todo el mundo,  con una intensidad que ríete tú de Jack el Destripador, es pedirle al universo un poquito de dignidad en el sueño, es que te moleste el volumen de voz de la mayoría de los mortales, es que no soportes las risotadas a destiempo, es que te  llegue a molestar que el objeto de tus antipatías respire.



Ser una mujer madurichi,  es que se te ponga el corazón a mil, porque quieres darle  un guantazo a alguien que no para de quejarse por todo, es querer salir corriendo y no hacerlo porque te duelen los rodillas, es agacharte,  en un alarde de agilidad, y oír un crujido que no sabes ni de dónde viene,  es que te duelan articulaciones que no sabías que tenías, es cabrearte porque te invitan a una fiesta, “vamos hombre que se me habrá perdido a mi allí?”, es un dolor de cabeza continuo porque has dormido mal, es una hostilidad infinita contra el mundo, porque se te olvidan algunas cosas (tipo dónde leches has aparcado y llorar y enfadarte contigo misma, porque no lo encuentras, y volver a llorar porque te sientes tonta).


Madurar (¡valiente eufemismo!) es que te asalten pensamiento pre asesinos, es plantearte hacerte una hoja de Excel con las dolencias, frecuencias e intensidad de las mismas, para llevárselo al médico, es que todo te venga mal, es no ser capaz de aclararte con las tecnologías y sentirte idiota porque no controlas.







Pero también es ser capaz de anticiparte a las situaciones (y acertar), es conocer las intenciones de la gente, es saber de dónde te va a venir la próxima hostia, es pensar entre regular y mal y acertar, es reconocerte capaz de muchas cosas, es ver  tu  yo de  antes de que los años hicieran su trabajo,  reflejado en otra persona, y pensar  con cariño, “lo que te queda aún ”  , es (en los momentos de calma) ser capaz de guardarte un consejo que nadie te ha pedido,  y dejar que cada uno haga lo que estime conveniente, es sentarte  a verlas venir.

Es saber reconocerte en lo que eres, es no entrar en competencias absurdas con las otras mujeres, es aplaudir a quien brilla,  en vez de quererlo hundir, es  la sorodidad por bandera, mientras ves como las más jóvenes o las menos maduras, se destruyen entre ellas.
Es no ponerte tú por delante, es no intentar de justificar tus carencias, ni tus creencias, es no tratar de imponer nada a nadie, es ahorrarte las lecciones del vida al prójimo, es vivir, casi en paz (salvo por los golpes de calor, los cambios de humor y las lloreras repentinas)





Acepto mis cambios de humor, mis ganas de llorar y de matar, porque forman parte de lo que soy ahora.


18 comentarios:

  1. Aceptarse es el camino de la felicidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Aceptarse conlleva a ser uno mismo con nuestros más y menos...y de ahí al pódium.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos adaptándonos a los cambios, de eso va la vida, de adaptarse

      Eliminar
  3. Meha gustado eso de "mujer madurichi", desde ahora lo voy a interiorizar en mi vocabulario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún estoy en proceso de interiorizar que soy una mujer madurichi (que madura suena ya mu jevi)

      Eliminar
  4. Que linda entrada Alcia ser una mujer madura a parte de todas esas cosas que has dicho tan bien somos fuente de sabiduría la vida nos enseña y eso es así de simple ..y de hermoso .
    Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Me imagino que muchas de las cosas que dices, también son validas para el género masculino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno lo has puesto un poco oscuro, pero al final lo importante es aceptarse y no dejarse intimidar por nadie y ni por nada que para eso se cumple años¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un marrón darse cuenta de que una ya es mayor...pero lo vamos asumiendo.

      Eliminar
  7. Tus primeras afirmaciones son un varapalo para las viejitas, luego hacemos las paces y ya nos cuentas la parte buena jajaja, seguramente no podríamos ser solo la parte buena, abrazos

    ResponderEliminar
  8. Cuando te aceptas ya estás a otro nivel, eres un «pro», como dicen mis hijos :-D

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Así es... todo eso y más (te entiendo)
    Yo 51 y tú?
    Bss ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 47 me caen en un par de semanas y es un caos emocional, físico y de todo...

      Eliminar

Comentando que no criticando.