viernes, 29 de noviembre de 2019

El refajo.



Un día,  vas a comprar unas medias y te pregunta la dependienta si las quieres reductoras, la miras con tu peor cara de asco (ensayada ante el espejo durante décadas), mientras te tocas tu tripa plana como una tabla, y  le dices: “perdona? para reducir qué?”.











Pasados dos años, dos,  descubres con horror, que te empieza a asomar una especie de línea de flotación-colgona, por encima del cinturón.
Lo miras, lo tocas, y efectivamente es tuyo, te ha caído en suerte y o empiezas a hacer abdominales como una loca, o lo asumes.
Como lo de hacer abdominales, lo veo complejo (ni de joven logré pasar de cuatro), decidí hacer lo que se ha hecho toda la vida: disimular.
Y me compré las malditas medias con refajo incorporao (por supuesto en un turno distinto, no sea que la dependienta se acordara o acordase de servidora y me espetase, un “te lo dije”).
Y  me las puse.
Y  casi muero.
No exagero si digo que  tuve  hasta mareos con la mierda del refajo, no podía respirar, se me clavaba por todas partes y estuve toooodo el día contemplando la posibilidad de quedarme “a pierna gentil”, pero me imaginé mi color de piel en invierno,  el frío y los litros de mocos que iba a soltar luego, y preferí arriesgar mi vida ahogándome, pero morir con las medias puestas.

Para vuestra información, las medias de la muerte,  han sido convenientemente quemadas recicladas, y mi barriguilla descansa feliz por encima de los leggins.


¡Feliz fin de semana!

10 comentarios:

  1. Jaaaa , que buen resumen has hecho de una realidad ..además no creo que sean tan reductoras , y lo bien que se va con el flotador encima ..parece que estamos de verano todo el año ajajjaja .Un buen viernes Alicia .besucos !!

    ResponderEliminar
  2. Por algo me niego rotundamente a usar faja. Aunque digan que para este tiempo es calentita y también disimula.
    !Con el dinero que he tenido que gastar para conseguir esta barriguita!
    Alegres besos.

    ResponderEliminar
  3. jajajja, muy bueno este escrito, recuerdo la faja de mi madre de caucho o goma, uff!!! que horror.
    Feliz viernes Alica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, vaya, no podemos decir de esta Agua no beberé. Hay Remedios que son auténticas herramientas de tortura.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  5. aceptarse es buenísimo, estar en forma también ja... lo que sea está bien!!

    ResponderEliminar
  6. Todo un ejemplo a seguir.
    Muy bien hecho.
    Ya basta de torturas por culpa de tanta presión mediática.

    ResponderEliminar
  7. Me has hecho reir, creo que a todos. Las fajas son instrumentos de tortura, las veo en los escaparates y pienso en aquellas mujeres y los corsés. La comodidad es media vida ... y la siesta la otra media decía alguien. Abrazos guapisima

    ResponderEliminar
  8. Mi barriguilla también descansa feliz ;-)

    Besos.

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.