lunes, 7 de marzo de 2016

El pedante

Un pedante es un estúpido adulterado por el estudio.
                         Miguel de Unamuno 



Y el discurso caduco de su supuesta sapiencia entra en conflicto con lo que hacen y  resultan ridículamente arrogantes, teatreros, hiperbólicos, histriónicos, acompañan sus machacones argumentos con golpes de voz y gestos exagerados, interrumpen conversaciones para meter baza de sus conocimientos y se oponen a todo sólo por el placer de discutir.
Caminan por la vida atentando verbalmente a quiénes saben que no tienen las herramientas para contestar,  dejando  clara su superioridad, y  haciendo inoportuno y vano alarde de erudición, sea real o no.
Lamentables personajes, cuya única premisa vital es hacer ostentación de sus conocimientos para hundir a los que tienen cerca, que van por ahí dando lecciones, cuando lo que deberían hacer es un ejercicio de humildad y mirarse, y comprender por qué se dedican a hacer lo que hacen, ¿no será un problemilla de autoestima?
Pues eso, querido amigüito pedante que aburres, que resultas a ratos agotador, que deprimes, que eres cargante, que me duele la cabeza de ver tanto melodrama y tanto ampuloso derroche de adjetivos y de anécdotas, que eres mu pesao, mucho.
Y ahora el pedante de turno dirá que:   

El adjetivo pedante,  no siempre tuvo la connotación negativa que hoy día tiene, sino que pedante era como se le llamaba antiguamente a los maestros que enseñaban a domicilio, yendo a los hogares de los propios niños a enseñarles, entre otras cosas, la gramática.
Las pruebas que se les hacían era extremadamente estrictas y por eso, cada aspirante al puesto estaba muy preparado y dispuesto a saber más que el otro, por lo que esa rivalidad entre candidatos hacía que sobresaliesen aquellos más resabidos y listos, siendo los elegidos para el empleo de pedante, por lo que con el tiempo se comenzó a utilizar este término para referirse al tipo de personas que tocan las narices y me dan ganas de darles una pataditaninjatraqueal.

Pues Feliz Lunes a todos los pedantes del mundo que falta os hace.


6 comentarios:

  1. Muy buena definición de pedante.

    ResponderEliminar
  2. No les voy a desear un feliz lunes, no sea que crean que solo ellos tienen derecho a la felicidad. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrada, la persona más sabía es humilde. De nada sirve saber mucho si no se domina la arrogancia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Lo peor es que nadie se reconoce pedante; tendremos que fiarnos de nuestro propio criterio.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno
    Pero tambie los ignorantes pueden se pedantes colocandose una careta de sabiondos
    Cariños y buena semana

    ResponderEliminar

Comentando que no criticando.