martes, 22 de marzo de 2016

Contracorriente

Y yo me pregunto:¿por qué voy siempre contra corriente?. 
No es que no me guste la Semana Santa, es que no me apetece pasar dos horas viendo nazarenos, ni que me corten la calle y tenga que salir de Jerez y volver a entrar para llegar a mi casa.
Que no digo nada, no me meto con nadie, que cada uno haga lo que quiera y lo que pueda, pero ¿por qué soy tan antitodo?
No me gustan los dulces de Navidad, es que no me gusta nada que huela a Navidad, no me gustan las torrijas, ni el arroz con leche, no me  gustan las frutas de temporada en temporada (una es así).
Pasada la semanita de Pasión (que para mi es de penitencia total),  llega la feria y no me apetece ir a pasarlo bien a la fuerza  (por supuesto también soy antitaurina) a bailar sevillanas y a pillar una melopea de fino que luego la resaca,  me puede durar semanas, sólo porque es lo que toca, no quiero, no me da la santa gana. 
Así que, y dado que la gente que me rodea , es normal y van a las zambombas cuando toca, al carnaval en febrero,  a ver procesiones en primavera y a la feria en mayo, me acabo de dar cuenta que estoy sola la mayor parte del tiempo por mi cabezonería absurda de ser una antitodo de manual.
Lo que no me gusta es que me impongan recogimiento o alboroto, yo decido cuando rezo y cuando me lo paso bien.
Ea! po a seguir la semanita sola...Es duro esto de ser un poco dequesehablaqueyomepopongo.




4 comentarios:

Comentando que no criticando.